Implicaciones anestésicas ante la epidemia de gripe porcina

abtc2La declaración por parte de la OMS de fase 4 (actualizado 30/4/09) declaración de la OMS de fase 5 (en una escala de 6) de alerta de pandemia de gripe porcina significa el reconocimiento oficial del contagio entre humanos de dicha enfermedad. Con origen en México, la actual  epidemia vuelve a poner de relieve la importancia de estar preparados frente a una hipotética pandemia de un virus virulento y contagioso de la familia influenza.

Con la sospecha de casi 150 muertes en México, 21 de ellas de etiologí­a confirmada, y con casos confirmados en Norteamérica, España y Reino Unido (2), es el momento de desempolvar las recomendaciones a aplicar de autoprotección del personal sanitario pues, como se está demostrando en la crisis actual, nos encontrarí­amos en una situación muy delicada por nuestra exposición al contagio por ví­a respiratoria.

A pesar de que la familia del virus aislado en Mexico, EEUU y otros paí­ses es un H1N1, frente al H5N1 de la gripe aviar para la que desde el 2005 se vienen escribiendo rí­os de tinta, podemos pensar que las medidas generales de protección en quirófano serán las mismas. En 2005, Edler A publicó una revisión sobre las implicaciones anestésicas de la gripe aviar (3). Las recomendaciones para evitar contagios ante un posible paciente infectado fueron las siguientes:

Todo el personal en contacto con los pacientes sospecosos de portar el virus deben usar protecciones universales, realizar un adecuado lavado de manos, y usar el equipo de protección personal (EPP): guantes, un pijama protector (mejor que bata) y protección ocular en un rango de 3 pies (1 metro) hasta el paciente. Además, los anestesiólogos que puedan estar expuestos a las secreciones respiratorias durante maniobras sobre la ví­a aérea deben usar estetoscopios y manguitos de presión deshechables y llevar mascarillas faciales de microporos N95 (4).mascarillasn95yn1002

Ante una epidemia o pandemia, la contención ambiental es imprescindible. En Singapur, en la cúspide de la epidemia de SARS, el personal sanitario modificó sus procedimientos de control de la epidemia. Aparte de llevar el EPP, llevaban gorros deshechables, fundas deshechables para zapatos y respiradores de presión positiva (pese a la incomodidad). El tráfico en quirófano se redujo con la suspensión de cirugí­as electivas. Para atender pacientes sospechosos de estar infectados, se designaron quirófanos con presión positiva y al menos 25 recambios de aire por hora. Cuando ello fue posible se intentó usar quirófanos con un sistema de climatización y humidificación independiente. Las corrientes de aire en esos quirófanos se redujeron mediante el sellado de todas las puertas excepto una. Tras cada procedimiento, el quirófano se descontaminaba y se permití­a la circulación del aire al menos una hora. Se metí­a todo el equipo no deshechable en doble bolsa y sin abrir la bolsa interior, se introducí­a en el estirilizador.

Finalmente, los anestesiólogos que realizaron intubaciones intentaron reducir la dispersión de gotas respiratorias. El anestesiólogo más veterano realizaba las intubaciones. En todos los casos se usaron bloqueantes neuromusculares para evitar la tos. Se recomendó el uso de anestesia regional para evitar la manipulación de la ví­a aérea. Cuando la anestesia general estuvo indicada, colocaron filtros hidrofóbicos en las ramas inspiratorias y espiratorias del circuito de anestesia. Desecharon tras cada caso el filtro, el gas, y la lí­nea de capnograma. Se usaron tubos endotraqueales y mascarillas larí­ngeas.

Queda por determinar si se deberí­an retirar los esparadrapos, qué técnicas serí­an ideales para la desinfección de las pantallas táctiles y otro equipamiento y qué artí­culos personales (buscas, teléfonos, portátiles, bolí­grafos, etc.) se permitirí­an en un quirófano.

Los sistemas sanitarios has sido capaces de controlar la epidemia de  SARS, pero la influenza aviar o la influenza porcina puede poner en aprietos a todo el sistema sanitario a nivel global. Por ahora, la CDC norteamericana tiene accesible toda una serie de guí­as prácticas actualizadas para los profesionales de la salud en contacot con enfermos por gripe porcina (5).

Bibliografí­a:

1.- http://www.who.int/

2- http://www.elpais.com/

3.- A. Edler. Avian flu (H5N1): its epidemiology, prevention, and implications for anesthesiology. J Clin Anesth 2006; 18: 1-4. (Pubmed)

4.- http://seguridadbiologica.blogspot.com/2007/12/proteccin-respiratoria.html/

5.- http://www.cdc.gov/swineflu/guidance/

More from Daniel Arnal

VIII Curso de Seguridad del Paciente en Anestesiología

Matricúlate en el VIII Curso de Seguridad del Paciente en Anestesiología (CSPA8)....
Leer más

1 Comentario

  • Anoche me planteaba las implicaciones anestésicas, y estoy de acuerdo contigo en extremar mi higiene y protección frente al paciente y para el paciente.

    Con respecto a técnicas, si pueden ser regionales, mejoor, porque no interactuamos con la VA del paciente, y si no, yo lo que hago de forma rutinaria es no intubar si no es rrealmmentte imprescindible por el tipo de cirugí­a (posiciones, aislamiento pulmonnar…) ó del pacientte, y utilizar prácticamentte dispositivos supraglóticos desechables (i-gel ó LMA Supreme) y una anestesia inhalatoria con Sevo y apoyo de Remifentanilo TCI, evito los relajantes..

    Muy bien tu recuerdo de las antteriores situaciones. Un saludo. amparo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *