Reflexiones tras el congreso SEDAR 2011

Imagen cedida por Sonsoles
Esta semana previa se ha celebrado el XXX Congreso Nacional y XIV Hispano-Luso de la Sociedad Española de Anestesiologí­a, Reanimación y Terapéutica del Dolor. Para tratar de evitar la distorsión de los hechos que inevitablemente nos produce la evocación de lo ocurrido tiempo atrás, aprovecho este momento para reflexionar sobre lo que ha pasado en los últimos 2 dí­as y medio en el Paseo de la Castellana de Madrid.

Como bien sabéis, esta semana previa se ha celebrado el XXX Congreso Nacional y XIV Hispano-Luso de la Sociedad Española de Anestesiologí­a, Reanimación y Terapéutica del Dolor. Para tratar de evitar la distorsión de los hechos que inevitablemente nos produce la evocación de lo ocurrido tiempo atrás, aprovecho este momento para reflexionar sobre lo que ha pasado en los últimos 2 dí­as y medio en el Paseo de la Castellana de Madrid. Perdonad mi falta de objetividad en la crí­tica, fruto de mi participación en la organización y desarrollo del evento.

El LUGAR. Mi impresión es que fue un acierto celebrar el congreso en el Palacio de Congresos y que las virtudes y grandezas de este edificio prevalecieron sobre sus defectos. Habí­a que elegir entre la modernidad del Palacio Municipal de Congresos, en la periferia de Madrid, y la experiencia de muchos años al lado mismo de La Cibeles. Elegimos este último. Es cierto que está entrado en años y que precisa una urgente renovación de todas sus instalaciones, pero su céntrica localización, la facilidad de acceso y polivalencia de sus instalaciones permitieron llevar a cabo el congreso con suficiente comodidad. En algunas sesiones habí­a gente sentada en el suelo o debieron permanecer en pie lo cual, es cierto, no deberí­a ocurrir. Sin embargo, en todos los congresos nacionales o extranjeros a los que he asistido siempre hay temas o autores que atraen a más gente y, de hecho, en algunos congresos no te permiten la entrada a la sala cuando esta se encuentra al lí­mite de ocupación.

LOS INSCRITOS. Hubo alrededor de 1300 inscritos lo cual cumple razonablemente las expectativas del Comité Organizador. Es cierto que hace 4 años esperábamos un mayor número (sólo en Madrid hay 300 residentes y más de 1000 anestesiólogos), pero la crisis económica ha frenado nuestras expectativas iniciales. Aún así­, quedamos satisfechos.

EL PROGRAMA. Varias razones aconsejaban realizar un congreso de tamaño medio, entre ellas la falta de financiación. Sin embargo, la organización también se puso como objetivo que los diferentes ponentes tuviesen un auditorio de suficiente cuantí­a, no solo para justificar su intervención en términos de eficiencia sino como una forma de reconocimiento a la valí­a de todos ellos. Este aspecto se ha cumplido ya que las salas tuvieron una ocupación media muy razonable. Es cierto que muchos temas actuales quedaron sin tratar pero se apostó por la calidad (del ponente, del auditorio) sobre la cantidad.

TALLERES. La mañana del jueves se dedicó a esta actividad. Un total de 18 talleres se llevaron a cabo, todos los programados, sin necesidad de cancelar alguno por falta de inscritos. Algunos talleres estuvieron completos mientras que otros tuvieron una ocupación cercana al 50%. La mayor parte de los inscritos fueron residentes

EL Dr. VALENTIN FUSTER. Estoy seguro que para todos los asistentes resultó emocionante escuchar su discurso, independientemente de que se compartan o no todas sus acciones y opiniones. Fue un acierto contar con una personalidad de esa categorí­a en un congreso de la SEDAR lo cual queda en el haber del Presidente del Congreso.

EL CONTENIDO. No pude asistir a muchas mesas redondas y ponencias pero salí­ muy satisfecho de aquellas a las que acudí­. Estoy seguro que todas aportaron cosas y dejaron uno o varios mensajes en el asistente. Algunas estaban diseñadas para exponer las evidencias y pruebas disponibles (las mejores según los residentes) mientras que otras pretendí­an plantear dudas y generar hipótesis (las mejores según los anestesiólogos más experimentados). Estoy seguro que muchas de ellas alcanzaron la mayor parte de los objetivos marcados por sus moderadores

LAS COMUNICACIONES. Se presentaron alrededor de 1200 comunicaciones, todas ellas previamente revisadas y evaluadas cuantitativamente por los Presidentes de las diferentes secciones de SEDAR y miembros de los Comités Organizador y Cientí­fico. La presentación en paneles informáticos, ya empleada en Salamanca 2009, ha supuesto un gran avance con respecto a los tiempos del cartel estático. En opinión de la mayorí­a de nosotros habí­a excesivo ruido ya que no estaban suficientemente aislados los diferentes puntos de presentación. De las 90 comunicaciones que moderé, más de un 70% fueron defendidas por residentes, generalmente sin el apoyo de algún staff del propio servicio para darle soporte técnico y moral. En ese sentido el Congreso cumplió con el objetivo docente de preparar al residente para la elaboración de un trabajo cientí­fico y su defensa pública. Todo esto fue posible gracias al trabajo de más de 80 colegas que actuaron como moderadores de las sesiones, a veces a horas intempestivas, ¡muchas gracias a todos!. En cuanto a la calidad del contenido, más del 60% se referí­an a la descripción de casos o series de casos y el resto a investigaciones originales, la mayor parte estudios transversales de no intervención con algún estudio de cohortes y casos-control y muy pocos ensayos clí­nicos y de experimentación animal. La propia SEDAR tendrá que decidir lo que quiere para futuros congresos y deberá elegir entre calidad y cantidad.

LOS ORGANIZADORES. Muchas personas han dedicado tiempo, esfuerzo y conocimiento para que un acto de esta magnitud pueda llevarse a cabo: el Presidente de SEDAR y su Junta Directiva, el Comité Cientí­fico de SEDAR y los miembros de las diferentes secciones. El trabajo realizado por la Secretarí­a Técnica (Grupo Pací­fico) ha sido irreprochable, además de mostrarse siempre dispuestos y cercanos para solucionar cualquier tema pendiente. Mención aparte merece el trabajo realizado por mis compañeros en la Junta Directiva de SAR Madrid (Emilia Guasch, Margarita Sánchez Castilla, Francisco Pérez Cerdá, Borja de la Quintana, Javier Hortal, Ignacio Garutti, Daniel Arnal y Fernando Ramasco), tanto en este congreso como en los años que llevamos compartiendo esta experiencia. Sin embargo, por encima de todos, a mucha distancia, el Dr. Antonio Planas Roca, Jefe del Servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital La Princesa de Madrid, Presidente de SAR Madrid y Presidente del Congreso y, además, mi amigo, compañero y maestro en muchos aspectos. Seguro que se os podrá ocurrir algún fallo relacionado con la organización general del congreso, pero estad seguros que nadie hubiera dedicado más tiempo y esfuerzo, paciencia infinita y generosidad a raudales con todos aquellos relacionados de una u otra manera con el congreso. ¡Gracias Antonio¡. Espero volver a vernos en Málaga 2013.

Santiago Garcí­a del Valle
Comité cientí­fico SEDAR 2011
 
More from Santiago Garcí­a Del Valle

Simposio SAR Madrid sobre nuevas perspectivas en el control perioperatorio de la presión arterial

SAR Madrid presenta el Simposio NUEVAS PERSPECTIVAS EN EL CONTROL PERIOPERATORIO DE...
Leer más

9 Commentarios

  • Sinceramente, desde un punto de vista cientí­fico, ha sido muy pobre, por no decir los múltiples temas de actualidad sin o casi sin tratar. Uno se plantea no acudir más a este congreso.

    • Hola Jesús, sin duda un comentario duro. ¿Haces referencia a las ponencias o a las comunicaciones de los congresistas cuando dices que el nivel cientí­fico fue pobre? Yo no tuve oportunidad de asistir a todas las ponencias, pero por lo que he podido escuchar, quizás es algo injusto si te refieres a ellas.
      En cuanto a las comunicaciones, puedo estar algo más de acuerdo (con matices). Pero no es algo exclusivo de este congreso. El modelo de 1 comunicación= 1 inscripción hace mucho daño pero, por otro lado, peor hubiese sido que las salas hubiesen estado vací­as.
      ¿Qué temas crees que se deberí­an haber tratado? ¿Crees que se deberí­an haber habilitado más salas simultáneas para hablar de esos temas? Santiago reconoce que hubo temas sin tratar, pero de haberlo hecho, hubiese habido que dividir más a la audiencia, con el riesgo de nuevo de que las salas estuviesen vací­as. El tiempo de congreso es el que es. Eso no se puede estirar.

      Un saludo

      Daniel Arnal
      HUF Alcorcón

  • Yo pienso que el congreso ha estado muy bien organizado, el sonido y los medios audiovisuales me han parecido de buena calidad, algo difí­cil de conseguir en otros congresos en los que he asistido.
    Al contrario que lo que piensa Jesús, yo a los congresos asisto con menos frecuencia que a los cursos (porque éstos últimos me aportan profesionalmente más), pero con este congreso me he animado, porque creo que las ponencias a las que he asistido, la mayorí­a de ellas eran bastantes buenas y ha merecido la pena asistir.
    Es verdad que no se pueden abordar muchos temas y hay que selecionarlos, porque de lo contrario serí­a agobiante, pero yo prefiero menos y buenos que muchos y mediocres.
    Quizás yo criticarí­a e intentarí­a mejorar el lugar de exposición de los posters, porque habí­a mucho ruido y resultaba algo cansado estar de pie escuchando.
    Me han gustado los casos interactivos.
    Es curioso, como distintas personas puden tener un opinión tan diferente de un mismo evento, bueno creo que así­ debe ser.
    Por mi parte una felicitación a la organización y no soy “pelotilla”.
    Un saludo. Marisa Mariscal.

    • Hací­a unos 6 años que no acudia a la SEDAR, me animó el hecho de organizarse en Madrid (al lado de casa). Poco a poco, cada uno nos centramos en áreas muy concretas y yo, personalmente, ultimamente solo acuda a cursos, Cientí­ficamente pienso que el congreso nacional debe cambiar, quizá con una organización similar a la PGA. Lo obvio es que organizativa y cientí­ficamente esta estancado y el coste de la inscripción hace pensar que hay otras cosas mil veces mejores en que invertir el dinero, …

      Saludos.

  • Yo no puedo estar más en desacuerdo con Jesús Porro, he podido asistir los 3 dí­as al congreso y creo que de los 3 congresos nacionales de anestesia a los que he ido, éste sin duda ha sido el mejor.
    El nivel cientí­fico ha sido muy bueno al menos en las charlas de la Sección de Crí­ticos a las que he ido y se han tratado temas actuales y muy prácticos para nuestra actividad cotidiana.
    Creo que, acertadamente, se ha optado por hacer un programa con menos ponencias pero eso permitió que las salas estuviesen con un aforo adecuado y no ocurriese como en el congreso pasado que viniese gente para hablar en salas vací­as.
    Las sesiones interactivas me han parecido una manera muy amena y práctica de tratar temas de actualidad de los que Jesús Porro dicen que faltaban.
    Yo también coincido con Marisa en que la exposición de los pósters se hizo un poco incómoda por la mala acústica del lugar donde se hizo. Yo tuve la oportunidad de moderar dos mesas de pósters y creo que aunque la calidad cientí­fica en algunos casos era baja la mayorí­a eran expuestos por residentes que han hecho un esfuerzo que hay que reconocerles y que es importante en su formación. Además, inevitablemente, es una manera de asegurar la asistencia a los congresos.
    En definitiva felicitar a la organización y yo haré todo lo posible por ir al de Málaga 2013 y espero que sigan en esta lí­nea.
    Saludos
    Miguel Miró

    • El Dr Puebla siempre atento a los detalles importantes ;-)
      Pues no te voy a dar el gusto de censurarte el comentario, jeje.
      Un abrazo
      D.

  • Aunque este año no he podido asistir, sí­ que comentarí­a que la idea de aceptar la mayorí­a de los posters no es mala, pues es la manera de empezar ha realizar pequeños trabajos cientí­ficos y de animar a los profesionales, principalmente a los residentes, ya hay otras secciones como comunicaciones orales, y otras donde exponer trabajos más complejos.
    Si bien la idea de defender todos los posters no se si es del todo acertada, pues muchas veces los asistentes, principalmente residentes, llevan varios posters y si les toca defender cada poster en distintos horarios y jornadas hacen que dediquen gran parte de su asistencia a este menester, perdiendose la posibilidad de asistir a gran parte de las sesiones. ¿Preguntadles a vuestros residentes que les parece? Quizás se podrí­a limitar la defensa a un número limitado de posters previamente escogidos por su calidad y darles una mención especial, o incluso una categorí­a nueva intermedia entre poster y comunicación oral.
    Un saludo a todos

  • Ante todo quiero agradecer (esta vez públicamente) a Antonio Planas y al resto de SAR Madrid el haberse volcado en la organización. Una vez más… ¡¡Gracias!!.
    Como opinión, y entiendo que muy personal, querí­a decir que el Congreso Nacional de cualquier Especialidad debe tener un “nivel cientí­fico” más que aceptable (como creo que ha sido), pero que debe representar también el lugar de encuentro entre muchos compañeros de profesión para permitirnos un pequeño tiempo de reunión (2-3 dí­as cada 2 años no parece tanto) en parte dedicado a la ciencia, y en parte dedicado a compartir conversaciones y experiencias que nos hagan darnos cuenta de la realidad que vivimos (cada uno en su Centro y todos como Sociedad Cientí­fica que agrupa a gente con mucha experiencia, otros con menos y otros recien llegados). Esto sólo se puede conseguir dando programas como éste: abiertos, plurales, completos,… donde todo el mundo pueda encontrar “su lugar adecuado” aún corriendo el riesgo de que a algunos compañeros les puedan parecer , muy respetable por supuesto, superficiales en su planteamiento. Entiendo que no es un Curso ni un Monográfico… ¡¡pero es que no deberí­a serlo!!

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *