Juicio clí­nico: PEIC

Cuando encuentres esta carta, yo ya estaré dentro del quirófano, dormida. Puede que para no despertar más. No has querido que me despidiera de ti“ ¡Qué da mala suerte!“