Número 1

Monitorizacion Hemodinamica con Cardio Q p

Guías ESCMID 2012 para el diagnóstico y tratamiento de la infección por Cándida: ¿Novedades o más de lo mismo para el clínico?

Marcos Vidal JM. Guías ESCMID 2012 para el diagnóstico y tratamiento de la infección por Cándida: ¿Novedades o más de lo mismo para el clínico?. Rev electron AnestesiaR 2014; Vol 6 (1): 287
Artículos Referencia: ESCMID guideline for the diagnosis and management of Candida diseases 2012: non-neutropenic patients. Clin Microbiol Infect 2012; 18 Suppl 7: 19-37. ESCMID guideline for the diagnosis and management of Candida diseases 2012: Diagnostic Procedures. Clin Microbiol Infect 2012; 18 Suppl 7: 9-18. (PubMed) (pdf)


“No hay un solo camino hacia la verdad en el campo de la medicina, porque la ciencia y el arte de la medicina están en un cambio continuo, pudiendo estar los datos publicados ya obsoletos en ese momento y su interpretación sesgada de manera involuntaria”.

 

Los 10 Principales del Beneficio de la Monitorización Hemodinámica Perioperatoria

Domínguez Bronchal MJ, Pérz Martín F. Los 10 Principales del Beneficio de la Monitorización Hemodinámica Perioperatoria. Rev electron AnestesiaR 2014; Vol 6 (1): 288
Texto Original: Vincent J.J, Rhodes A., Perel A. Clinical review: Update on hemodynamic monitoring - a consensus of 16. Critical Care, 2011; 15:229- 236. (PubMed) (pdf1) (pdf2) (epub)

Objetivo:
Aportar una revisión objetiva de los sistemas de monitorización disponibles incluyendo sus ventajas y limitaciones así como claves de la monitorización hemodinámica en pacientes críticos.

 

Intubación nasotraqueal con langiroscopia indirecta ¿Pinzas de Magill estandar o modificadas?

Fernández Vaquero MA, Gómez García J. Intubación nasotraqueal con langiroscopia indirecta ¿Pinzas de Magill estandar o modificadas?. Rev electron AnestesiaR 2014; Vol 6 (1): 289
Texto Original: S. Staar, I. Bisler, D. Müller, R Pförtner, C. Mohr and H. Groeben. Nasotracheal intubation with three indirect laryngoscopes assisted by standard or modified Magill forceps. Anaesthesia. 2013 May;68(5):467-71. doi: 10.1111/anae.12175. Epub 2013 Mar 11. (PubMed)

Introducción
La intubación nasotraqueal requerida para cirugías orales o maxilofaciales puede resultar difícil por la inflamación o deformidades de las estructuras faciales y/o de la faringe, además de por las causas propias de intubación difícil de cada individuo. La laringoscopia correcta no garantiza la adecuada colocación del tubo endotraqueal y puede ser necesaria la manipulación externa de la laringe, una guía tipo Eschmann, pinzas de Magill o cambios posturales de la cabeza del paciente.

 

Betabloqueo perioperatorio: ¿mito o realidad?

Paz Martín D. Betabloqueo perioperatorio: ¿mito o realidad?. Rev electron AnestesiaR 2014; Vol 6 (1): 290
Texto Original: Bouri S, Shun-Shin MJ, Cole GD, Mayet J. Meta-analysis of secure randomised controlled trials of β–bockade to prevent perioperative death in non-cardiac surgery. Heart Published Online First: doi:10.1136/heartjnl-2013-304262.

Introducción
Se estima que entre el 1-5% de los pacientes que se intervienen de cirugía no cardiaca sufren un evento cardiovascular perioperatorio (Mangano DT, Anesthesiology 1990); el 1,1% de los pacientes desarrollará un infarto agudo de miocardio perioperatorio con una mortalidad entorno al 15-25% (Lee TH, Circulation 1999).

 

Efecto de la maniobra de tracción mandibular en el avance del tubo endotraqueal sobre el fibroscopio durante la intubación oral fibroscópica

Castañeda Pascual M. Efecto de la maniobra de tracción mandibular en el avance del tubo endotraqueal sobre el fibroscopio durante la intubación oral fibroscópica. Rev electron AnestesiaR 2014; Vol 6 (1): 291
Artículo original: Han SH, Oh AY, Jung CW, Park SJ, Kim JH, Nahm FS. The effect of the jaw-thrust manoeuvre on the ability to advance a tracheal tube over a bronchoscope during oral fibreoptic intubation. Anaesthesia 2013; 68:472-7. (PubMed)

Introducción
La técnica de la intubación fibroasistida consta de 2 pasos: la inserción del fibroscopio flexible (FOB) hasta la tráquea y visualización de la carina, y el posterior avance del tubo endotraqueal (TET). El éxito del primero no garantiza necesariamente un fácil y correcto paso del TET. La tasa de fallo en el primer intento de paso del TET sobre un fibroscopio colocado correctamente en la tráquea puede alcanzar un 67%.

JSN Solid template designed by JoomlaShine.com