Editoriales

 

En Octubre de 2015 se publicó la última versión de la Guía Clínica y Recomendaciones de la ILCOR (International Liason Committee on Resuscitation) sobre la reanimación cardio-pulmonar (RCP). Siendo un tema tan estrechamente relacionado con nuestra especialidad, AnestesiaR no quiere dejar pasar la oportunidad de presentaros un resumen crítico de las recomendaciones actuales, tal y como hicimos con las Guías publicadas en el año 2010. 

ILCOR es un comité fundado en el año 1922 que está compuesto por las siguientes asociaciones:   

American Heart Association (AHA) 

The European Resuscitation Council (ERC)

The Australian and New Zealand Committee on Resuscitation (ANZCOR)

• The Resuscitation Council of Southern Africa (RCSA)

The American Heart Foundation (IAHF)

The Resuscitation Council of Asia (RCA)

La función de este comité es identificar y examinar los conocimientos relevantes para la RCP y la atención cardiovascular de emergencia y alcanzar un consenso en las recomendaciones de tratamiento que se actualizan cada 5 años. En esas conferencias internacionales de consenso los revisores expertos presentan las pruebas, los proyectos y las conclusiones, las cuales son discutidas y debatidas por los grupos de trabajo durante la conferencia hasta enunciar unas recomendaciones provisionales que, a su vez, son revisadas por las organizaciones miembros del ILCOR y el consejo editorial. Esta estructura garantiza que las recomendaciones finales sean producto de un verdadero consenso internacional. Por la importancia del tema y su contenido, estas guías deberían ser de estudio obligado para los médicos en formación y los residentes de anestesiología y de lectura y análisis muy recomendable para los anestesistas ya certificados.  

Estructuralmente, el documento se organiza en 10 secciones que cubren todos los aspectos de la RCP básica y avanzada, del adulto y del niño, en circunstancias normales y especiales, así como los cuidados a los pacientes en los momentos siguientes a una RCP. Además, se exponen recomendaciones respecto a la importancia de la formación en RCP en muy diferentes entornos médicos y no médicos y reflexiones sobre aspectos de la ética y moral en RCP. 

La Guía enfatiza algunos aspectos clave en la RCP que representan la base para el éxito. En primer lugar, intentar asegurar la mejor calidad posible de la RCP: es un hecho demostrado que, para el éxito de una RCP, no sólo es necesario el conocimiento teórico de “lo que hay que hacer” sino también el “cómo hay que hacerlo”, es decir, la aplicación correcta de una determinada técnica, ya sea ésta la compresión torácica o la ventilación manual. Esto sólo se consigue con un entrenamiento básico adecuado y una formación práctica cada un cierto período de tiempo.  También se resalta el beneficio potencial promovido por la implantación y disponibilidad de desfibriladores automáticos externos en puntos en los que existe una gran aglomeración y tránsito de personas. En nuestro país ya se puede ver cómo en muchos lugares públicos se han instalado este tipo de aparatos aunque aún adolecemos de planes de entrenamiento estructurados que permitan, a la población general, estar en condiciones de poder utilizarlos de forma eficaz, en una situación donde el tiempo juega un papel determinante.

Por fin, resaltar que la atención a la RCP representa el paradigma del tipo de actuación sanitaria en la que un número de profesionales, cada uno con una función determinada, trabaja en equipo de forma coordinada para conseguir el mejor resultado posible. El entrenamiento regular de los equipos debería ser tarea de obligado cumplimiento en todas las instituciones sanitarias. 

 

Esperamos que estas guías os sean de utilidad. 

 

 Fdo: Santiago García del Valle

Subdirector de la Revista electrónica de AnestesiaR

 

García del Valle S. RCP. Guías ILCOR 2015 ¿En qué punto estamos? Rev electron AnestesiaR 2016; Vol 8 (6): 411




La Reanimación Cardiopulmonar (RCP) avanzada es una parte nuclear de nuestra especialidad tal y como explícitamente aparece reflejado en el nombre de su titulación oficial. El itinerario docente del futuro anestesiólogo durante su formación persigue adquirir y dominar a la perfección, entre otras más, todas las capacidades necesarias para llevar a cabo las maniobras de RCP de forma segura y eficaz. Estas habilidades, una vez adquiridas por el anestesiólogo, deben ser puestas en práctica de forma regular y combinarlas con la actualización a intervalos regulares del contenido teórico relacionado con la RCP.

El grupo ILCOR (International Liaison Committee on Resuscitation) se constituyó en al año 1992 y está compuesto por 8 sociedades científicas de los 5 continentes relacionadas con la RCP. La misión de esta asociación es revisar, identificar, sintetizar y publicar todo el conocimiento relevante de este tópico para después desarrollar y publicar documentos de consenso y guías clínicas que faciliten el acceso al conocimiento de una forma sencilla, rápida y eficaz. Además del aspecto puramente teórico, las recomendaciones ILCOR dedican un espacio significativo a los aspectos relacionados con el entrenamiento, la organización y la implantación y mantenimiento de un servicio centralizado de RCP de forma que hay grupos de trabajo específicos en las siguientes parcelas: Soporte vital básico, Soporte vital avanzado, Soporte vital pediátrico, Soporte vital neonatal, Síndrome coronario agudo / infarto de miocardio y Educación, equipos e implementación. Tras la recuperación de un ritmo cardiaco eficaz cabe destacar la importancia de establecer un sistema integrado, estructurado y completo de cuidados post-RCP a los que se dedica una sección completa en las guías de actuación.
La sistemática de trabajo de cada una de las diferentes áreas de conocimiento del ILCOR tiene una estructura similar, estando sistematizadas la forma en que se busca y localiza la información (Medline, Embase y Cochrane Systematic Reviews), la calificación de su nivel de calidad, su análisis pormenorizado y la forma en que se realizan las recomendaciones finales.
Cada cinco años desde el año 2000, el ILCOR publica nuevas recomendaciones. Desde la última publicada en el año 2005 se han producido suficientes avances en el conocimiento como para suscitar la necesidad de un nuevo documento de consenso que ha visto la luz a finales de 2010.
El Comité editorial de ReaR, sensible a la importancia y trascendencia de este tema para nuestra especialidad, decidió dedicar dos números para presentar de una forma ordenada y crítica las recomendaciones fundamentales recogidas en el documento ILCOR 2010. Varios compañeros de diferentes instituciones y niveles asistenciales y con experiencia e interés en el tema han realizado un estupendo trabajo que ahora os presentamos. Esperamos que todo su esfuerzo os sea de utilidad.

Fdo: Santiago García del Valle

Director de la Revista electrónica de AnestesiaR

 

S García del Valle. RCP ¿Asignatura pendiente de la anestesiología? Rev electron AnestesiaR 2010; Vol 3 (1): 102

sgv2

S García. Sugammadex, ¿verdugo del Suxametonio y la Neostigmina?. Rev electrón AnestesiaR 2009; Vol 1 (10): 41

 

La aparición de un nuevo fármaco en el campo de la anestesiología debe ser motivo de satisfacción para todos nosotros ya que, independientemente del mayor o menor impacto clínico que dicha novedad pueda representar, lo que suele derivarse de tal novedad es, por un lado una mayor seguridad para los pacientes y, por otro, un aumento del conocimiento científico que de forma directa o indirecta ayuda a mejorar los cuidados prestados a los pacientes. Con la aparición de Sugammadex, no tengo duda de que su presencia va a significar un cambio notable en la forma en la que generalmente se usan los bloqueantes musculares (BM) y los agentes para revertir su efecto, afectando a dos de los fármacos más antiguos de nuestro arsenal y que actualmente se emplean de forma generalizada: el Suxametonio (SUX), sintetizado en 1906 y empleado por primera vez como BM en 1949 y la Neostigmina, sintetizado en el año 1931.

Leer más...

Artículos relacionados

JSN Solid template designed by JoomlaShine.com