Número 03

 

Éramos pocos...Neurofisiología y anestesia en cirugía de columna

Utilidad del sevoflurano en la cirugía de columna con monitorización neurofisiológica

Gironés Muriel. A. Éramos pocos...Neurofisiología y anestesia en cirugía de columna Rev electron AnestesiaR 2017; Vol 9 (03): 439
FEA. Hospital Universitario Sanitas La Moraleja

La relación entre anestesista/anestesiólogo y cirujano esta plagada de mitos y realidades dando pie a una considerable lista de chascarrillos, chistes y exageraciones. Todos los que vivimos el quirófano sabemos, de la que a veces, puede ser una coexistencia difícil en un entorno muy especial. Afortunadamente, hoy en día, la medicina moderna tiende a constituir equipos multidisciplinares cuyos integrantes colaboran e interaccionan entre ellos. Pero también no es menos cierto que siguen existiendo profesionales que no han entendido cómo debe ser la actividad quirúrgica moderna y piensan que el enfermo viene a anestesiarse o a operarse (dependiendo del lado del río donde se mire) sin asumir, que simplemente, el paciente viene a que le solucionen un problema de salud o, al menos, a que su calidad de vida mejore tras dicho procedimiento. Y en este difícil equilibrio de egos, responsabilidades y oficios compartidos viene a sumarse, desde hace ya bastantes añitos, otra persona que se encarga de la monitorización neurofisiológica… El neurofisiólogo. Se ha sumado así a este baile un señor (o señora, no me malinterpreten) que viene con un carrito cargado de cables, que ocupa parte del apreciado y exiguo espacio que brindan los quirófanos y que encima, te dice cómo debes modificar tu anestesia habitual. Todo ello para que sus potenciales queden bien. ¡Tamaña desfachatez!

¿Por qué están ahí?

Están porque son necesarios. Porque la paraplejia yatrogénica en la cirugía de escoliosis vertebral ronda entre el 0,5% y el 1%. En la cirugía de reparación aórtica también está entre el 1% y el 16%. Incluso existen hasta un 10% de lesiones radiculares post-quirúrgicas en algunas series publicadas tras una cirugía de columna, si bien habría que cuestionarse si ese equipo que tiene un 10% de lesiones postquirúrgicas está capacitado para ejercer su trabajo. Pero esa es otra historia.

neurofisiologia-y-anestesia_5No voy a negar que, a veces, echo de menos los tiempos gloriosos del "test de despertar” (o más finamente, el test de Stagnara). Un periodo en el que el arte, la suerte y el oficio ofrecía momentos memorables de despertares provocados intraoperatorios. Unos pacientes medio despiertos e intubados intentando responderme mientras aguantaba la respiración y apretaba dientes ante imprevistas agitaciones o retrasos de la técnica. Pero aparte de batallitas que contar, la verdad incuestionable es que, la evolución misma de la medicina, las deficiencias de la propia técnica y la contundente carga legal que tiene una yatrogenia evitable han desestimado este test de Stagnara. Todo en beneficio de una mejor monitorización de la integridad de las vías espinales. En mi vida profesional he tenido la suerte de conocer a neurofisiólogos que han entendido las reglas básicas de este “juego” llamado quirófano y que ejercen su oficio con una magnífica combinación de profesionalidad, flexibilidad y colaboración. Sin embargo, me consta que esto no es siempre así. La falta de entendimiento, inseguridades o simplemente el desconocimiento, se suman a protocolos y publicaciones que pueden ser demasiado dogmáticos e inflexibles respecto a la actuación anestésica. El problema es que no hay ni un debate ni una valoración en profundidad de la posible intrusión o influencia que dicha monitorización puede ejercer en el acto anestésico, en el efecto real sobre la seguridad del procedimiento, o también, valorar el coste/eficacia de la intervención cuando aplicamos esta monitorización.

 

Cumplimiento del “check list” y disminución de eventos adversos. ¿Porqué sigue fallando?

(1)Belaouchi M, (2) Romero E, (1) Mazzinari G, (1) Contat C, (1)Malliaritsis D, (1)Pines E. Cumplimiento del “check list” y disminución de eventos adversos. ¿Porqué sigue fallando? Rev electron AnestesiaR 2017; Vol 9 (03): 440
(1) FEA . Hospital de Manises. Valencia.
(2)  Jefa de Servicio. Hospital de Manises. Valencia.

Artículo original. Kaderli R , Seelandt J, Umer M, Tschan F, Businger A. Reasons for the persistence of adverse events in the era of safer surgery – a qualitative approach. Swiss Med Wkly. 2013 Oct 2;143:w13882. doi: 10.4414/smw.2013.13882.(PubMed) (HTML)

Introducción

La incidencia media de eventos adversos en un hospital de un país desarrollado es del 9,2%. La seguridad de las áreas quirúrgicas segura es un objetivo prioritario exigido por la World Health Organization (WHO). En este contexto, el check list pre-quirúrgico es fundamental en nuestra labor médica ya que dos terceras partes de estos eventos están asociados a un proceso quirúrgico y más de la mitad son evitables. El objetivo de este trabajo es valorar mediante un cuestionario cualitativo la opinión del personal médico suizo sobre las causas de los eventos adversos y las dificultades encontradas en la implantación de un check list pre-quirúrgico.

Resumen

-Material y métodos:

Se realiza un estudio cualitativo mediante encuesta electrónica y anónima, remitida a todos los directores quirúrgicos suizos. Se trata de un estudio voluntario que cumple todos los requisitos éticos. Emplean un cuestionario dividido en preguntas de respuesta libre y preguntas de respuesta múltiple. - Preguntas de respuesta libre: Pregunta 1: Causas que perpetúan los errores médicos. Se deben aportar tres argumentos en relación a cada uno de esos niveles: • Nivel de cumplimiento del check list “a pie de paciente”. • Nivel organizativo (político, administrativo, directivo). • Otros niveles.

eventos-adversos_2

Pregunta 2: ¿Qué ventajas y desventajas presenta la implantación de un check list pre-quirúrgico? - Las preguntas de respuesta múltiple recopilan información sobre: la aplicación del check list, problemas del cumplimiento de éste (calificado en una escala de 1-ninguna dificultad- hasta 5- gran dificultad-) y problemas de aplicación en el momento de la cirugía. - En último lugar se recogieron también datos relacionados con el tipo de hospital y sus características.

El análisis cualitativo fue realizado por 2 psicólogos especializados en este tipo de análisis.

 

Comparación entre el atomizador Enk y la técnica “spray as you go” en la intubación con fibroscopio en paciente despierto

Zugasti Echarte O. Comparación entre el atomizador Enk y la técnica “spray as you go” en la intubación con fibroscopio en paciente despierto Rev electron AnestesiaR 2017; Vol 9 (03): 441
F.E.A Anestesiología y Reanimación Complejo Hospitalario de Navarra. 

A comparison of the Enk Fiberoptic Atomizer Set™ with boluses of topical anaesthesia for awake fiberoptic intubation Pirlich N, Lohse JA, Schmidtmann I, Didion N, Piepho T, Noppens RR. Anaesthesia 2016, 71, 814-822 (PubMed)

Introducción

Es importante conseguir que la intubación con fibroscopio en el paciente despierto sea cómoda para el paciente. Para ello habitualmente se emplea una combinación de sedación y anestesia tópica de vía aérea. La técnica “spray as you go” (SAYGO) es un método comúnmente utilizado. Consiste en instiliar anestésico local en la mucosa del tracto respiratorio a la vez que se avanza el fibroscopio. El set atomizador Enk™ está diseñado para realizar una técnica SAYGO utilizando un alto flujo de oxígeno para atomizar el anestésico local. Se acepta que la administración de 2-4 L/min de oxígeno por el canal de trabajo durante la intubación con fibroscopio proporciona una mayor oferta de oxígeno, ayuda a mantener limpia la lente, evita el empañamiento, mejora la visión y ayuda a la atomización del anestésico local. Un estudio (1) mostró que la administración de un flujo de oxígeno de 3L/min durante la intubación con fibroscopio disminuía el tiempo total de intubación, mantenía la oxigenación y reducía la incidencia de tos. Se piensa que un mayor flujo de oxígeno puede producir una mejor dispersión del anestésico local.

Resumen

Se aleatorizó a 124 pacientes programados para intubación con fibroscopio despierto para recibir anestesia tópica mediante técnica SAYGO o a recibirla mediante atomizador Enk. En ambos grupos los pacientes se premedicaron con una benzodiacepina oral, se les administró un spray de lidocaína 10% en la mucosa de la orofaringe y recibieron un bolo de sufentanilo previamente a la introducción del fibroscopio. El atomizador Enk (imágenes 1y 2) consiste en un tubo de oxígeno y un conector a un sistema de tres vías que tiene una pequeña abertura para control de flujo.

enk_1

Imagen 1. Enk Fiberoptic Atomizer Set. Tomada de Products for difficult airway. COOK Medical.

El tubo de oxígeno se conecta directamente al caudalímetro y el tubo conector al canal de trabajo del fibroscopio.

Para el grupo que utilizó el atomizador se utilizó un flujo de oxígeno de 10 L/min. Se conectó una jeringa de 1 ml con lidocaína 2% al sistema de tres vías. Mientras se avanzaba el fibroscopio se inyectó anestésico local en el interior de la narina, en la parte posterior de la nariz, epiglotis, glotis y cuerdas vocales. Antes de pasar el fibroscopio por las cuerdas vocales se esperó dos minutos. Los pacientes del grupo control recibieron un flujo de oxígeno de 3L/min por gafas nasales. Se administraron 5 ml de lidocaína 2% con 5 ml de aire en una jeringa de 10 ml por el canal de trabajo del fibroscopio en dos localizaciones: a nivel de las cuerdas vocales, y tras una espera de dos minutos, en la tráquea. Tras otros dos minutos de espera, se avanzó el fibroscopio.

 

Elementos críticos en el entorno preoperatorio pediátrico: ¿Claves en la Seguridad?

imagen destacada
Lorrio Palomino, S. (1), De Luis Cabezón, N. (1), Renedo Corcóstegui, P. (2), Martínez Hurtado, E. (3), Aguilera Celorrio, L. (1). Elementos críticos en el entorno preoperatorio pediátrico: ¿Claves en la Seguridad? Rev electron AnestesiaR 2017; Vol 9 (03): 442
(1) MIR Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor. Servicio de Anestesiología y Reanimación, Hospital Universitario Basurto, OSI Bilbao.
(2) FEA Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor. Servicio de Anestesiología y Reanimación, OSI Alto Deba.
(3) FEA Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor. Servicio de Anestesiología y Reanimación, Hospital Universitario Infanta Leonor.

Artículo Original: Tobias J, Agarwal R, Anderson C, Bannister C, Hardy C, Honkanen A, Rehman M. Critical Elements for the Pediatric Perioperative Anesthesia Environment. Pediatrics. 2015 Nov 1:peds-2015. (PubMed) (pdf)

Introducción

La anestesiología moderna es una ciencia basada en la seguridad del paciente, adquiriendo ésta cada vez mayor relevancia. La velocidad de la comunicación, el advenimiento de las redes sociales y la torrencial cantidad de información en internet han promovido un paciente cada vez más enterado de su problema médico y una sociedad poco dispuesta a tolerar errores.

Uno de los aspectos fundamentales de esta evolución se ve reflejada en la creciente importancia otorgada a la seguridad del paciente, y la responsabilidad del anestesiólogo como principal garante de este derecho.

En este sentido, se han establecido múltiples guías y documentos que estratifican los riesgos evitables, tanto de manera generalizada como en subespecialidades de la anestesia y que ayudan al anestesiólogo a realizar su trabajo con las máximas garantías de seguridad.

El artículo analizado define claramente los elementos críticos a tener en cuenta para minimizar los riesgos específicos en el entorno perioperatorio pediátrico basados en la última evidencia disponible de alta calidad.

JSN Solid template designed by JoomlaShine.com