Ciencia sin seso… locura doble

avatar

Ciencia sin seso… locura doble, una sección orientada a la metodologí­a de la ciencia presentada por el Dr. Manuel Molina

¿Carne o pescado? Elección entre media y mediana

por

Este es el difí­cil dilema que se me presenta cada vez que voy a comer a un buen restaurante. Yo, la verdad, soy más de carne, pero como los libros de ciencias dicen que soy un animal omní­voro y no me gusta contradecirles, procuro comer de todo, incluido pescado.

Cada uno tiene sus razones a favor y en contra. La carne es más sencilla de comer. Por otro lado, me resulta más difí­cil comer un buen pescado si no es en un buen restaurante, así­ que me cuesta perder la oportunidad. Pero es que la carne está tan rica. Difí­cil decisión…

Joyas Cotidianas, por Ebe

No es oro todo lo que reluce: valoración de pruebas diagnósticas

por

Tengo un cuñado que está muy preocupado con un dilema que le ha surgido. Resulta que va a montar un pequeño comercio y quiere contratar un vigilante para ponerlo en la puerta y que detecte a los que se llevan algo sin pagar. Y el problema es que tiene dos candidatos y no sabe por cuál decidirse. Uno de ellos para a casi todo el mundo, con lo que no se le escapa ningún chorizo. Eso sí­, mucha gente honrada se ofende cuando se le pide que abra el bolso antes de salir y lo mismo la próxima vez se va a comprar a otro sitio. El otro es todo lo contrario: no para a casi nadie pero, eso sí­, si para a uno, seguro que lleva algo robado. Este ofende a pocos honrados, pero se le escapan demasiados chorizos. Difí­cil decisión…

El camaleón: ensayo clí­nico adaptativo

por

Hoy vamos a hablar de ensayos clí­nicos. En concreto, de un tipo de ensayos que, como un verdadero camaleón de la epidemiologí­a, va cambiando su diseño según se va realizando, para adaptarse a las circunstancias que se van produciendo. Me refiero a los ensayos clí­nicos adaptativos.

Estudios piloto

por

No cabe duda de que el ensayo clí­nico aleatorizado es el rey de los diseños epidemiológicos cuando queremos demostrar, por ejemplo, la eficacia de un tratamiento. Lo que ocurre es que los ensayos son difí­ciles y costosos de hacer, por lo que antes de meternos en un ensayo es habitual hacer otros estudios previos.