Vía Aérea

Sección de novedades y actualizaciones sobre el manejo de la ví­a aérea

Comparación de la tasa de éxito de intubación endotraqueal en el primer intento con videolaringoscopio vs. laringoscopio de Macintosh. Una revisión sistemática cualitativa.

by

Antecedentes: Si la primera maniobra de intubación endotraqueal (IET) falla, aumenta el riesgo de fallos sucesivos y la morbi-mortalidad. Es crucial, hacer el primer intento bajo condiciones óptimas, utilizando el dispositivo con mayor probabilidad de éxito. La universalización del uso de videolaringoscopios disminuiría la incidencia de Vía Aérea (VA) Dificultosa no prevista.
Objetivos: Sintetizar la evidencia disponible sobre la comparación de la tasa de éxito al primer intento de IET con videolaringoscopio comparado con laringoscopía directa (LD), en adultos sin predictores de dificultad. Existe escasa evidencia, de baja calidad para definir el desempeño del videolaringoscopio en el manejo de la VA normal. Es necesario continuar investigando.

Optimizando la primera y la siguiente intervención sobre la vía aérea. Parte I.

by

Las causas que originan una intervención sobre la vía aérea pueden ser variables dependiendo del contexto, con el objetivo principal de asegurar en forma eficaz la entrega de oxígeno, el anestesiólogo utilizará alguna de las técnicas más difundidas y validadas para asegurar la vía aérea, como son la intubación oro-traqueal, la colocación de un dispositivo supra-glótico, o la utilización de la máscara facial, y en la extraña circunstancia de no ventilo, no oxígeno, se deberá implementar un acceso frontal al cuello de emergencia, para poder recomponer la oxigenación perdida durante el uso de las herramientas anteriores. En la actualidad, existen numerosos dispositivos para lograr una ventilación efectiva y/o intubación oro-traqueal, diferentes instrumentos de monitoreo, nuevos fármacos, distintas alternativas para la administración de oxígeno y conocimiento acumulado acerca del manejo de las dificultades en la gestión de la vía aérea, que todas en su conjunto, impactan positivamente en la seguridad del paciente. No obstante, el contar con muchas alternativas, no es sinónimo de éxito en el manejo de la vía aérea, si no es posible optimizar al máximo cada una de las diferentes intervenciones aplicadas. A continuación, revisamos las estrategias que arroja la bibliografía, acerca de cómo mejorar el primer intento de intubación junto a las optimizaciones o mejores intervenciones sobre la gestión de esta.

Anestesia para esofagectomía en un paciente con vía aérea difícil (VAD). Revisión de la técnica anestésica.

by

La cirugía oncológica esofágica es siempre un reto para el anestesiólogo debido a la agresividad de las técnicas quirúrgicas empleadas según la localización del tumor y la experiencia del equipo quirúrgico. El abordaje transtorácico o técnica de Ivor-Lewis es una cirugía en dos campos: laparotomía para la gastroplastia y toracotomía derecha con ventilación unipulmonar (VUP) para la disección, resección tumoral y anastomosis.

El paciente presentaba distorsión de la vía aérea debido a cirugía orofaríngea y radioterapia (RT) previas, además de neoadyuvancia para el tumor esofágico. Por ello se decidió una intubación orotraqueal despierto, con fibrobroncoscopio (FOB), utilizando un tubo endotraqueal estándar (TET). A través de él, se introdujo un bloqueador bronquial independiente (BB) hacia el bronquio pulmonar derecho. La intervención se realizó sin incidencias y se logró la exclusión pulmonar adecuadamente.

Consideraciones sobre el manejo de la Vía Aérea en el paciente con Covid-19

by

La intubación endotraqueal del paciente con COVID – 19 es una maniobra de alto riesgo de contagio para el personal médico pero a su vez se trata de un procedimiento de riesgo para los pacientes, más susceptibles de sufrir hipoxemia y complicaciones. Es fundamental llevar a cabo esta práctica de manera segura.
Durante el manejo de la vía área se realizan varias técnicas susceptibles de generar aerosoles por lo que todo el personal involucrado debe estar adecuadamente protegido. Es fundamental una buena comunicación y organización del equipo previa a la maniobra, especialmente en los pacientes con sospecha de vía aérea difícil. Una correcta preoxigenación alarga el tiempo de apnea y puede evitar la necesidad de ventilación manual con mascarilla facial. El uso de videolaringoscopio ha ganado protagonismo ya que, utilizado por un operador experimentado tiene mayor probabilidad de éxito al primer intento y además proporciona una distancia de seguridad entre paciente y médico. La extubación también debe prepararse y planearse convenientemente puesto que es un procedimiento de alto riesgo para la generación de aerosoles.
Para la redacción de este artículo de revisión se ha realizado una búsqueda de la literatura internacional disponible publicada durante el último año en las plataformas PubMed y Embase con las palabras clave: airway management, COVID – 19, endotracheal intubation.