enero, 2010

Monitorización de la función cerebral en la Unidad de Cuidados Crí­ticos

by

Excelente presentación de la Dra Eva Mateo, anestesióloga del Servicio de Anestesia del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia.
Destaca la importancia del diagnóstico precoz de alteración neurológica en la Unidad de Cuidados Crí­ticos (UCC) y el papel que ejerce el BIS en la monitorización cerebral, tanto por su importancia como por sus limitaciones.
Revisa aspectos muy interesantes del BIS en el TCE, en la muerte cerebral, tras la recuperación de un paro cardio-respiratorio o en el registro de crisis epilépticas.

Ventilando a los pacientes con SDRA: cuando menos es mejor

by

Desde la publicación del ARDS Network se ha producido un cambio en la forma de ventilar a los pacientes con SDRA, desde la ventilación con volúmenes cercanos a los 10-15 ml/kg tradicional un volumen corriente ≤ 6 ml/kg del peso ideal y una presión meseta en la ví­a aérea ≤ 30 cmH2O en la actualidad. Pero, incluso así­, la ventilación mecánica puede dañar el pulmón ya lesionado por una sobredistensión de los alvéolos no lesionados y el colapso cí­clico de la ví­a aérea más distal llena de lí­quido…

Nuevas modalidades de Rehabilitación: MAT (Muscle Activation Techniques)

by

A pesar de no ser un tema estrictamente de GATIV, hemos considerado interesante presentaros en el apartado de “Noticias”, una nueva modalidad de rehabilitación cuyos campos de aplicación podrí­an dirigirse hacia un trabajo en equipo con los anestesiólogos dedicados a la Clí­nica del Dolor u otras especialidades y también, a los pacientes postoperados para agilizar su recuperación e integración a su entorno socio-laboral.

Asma y actitud anestésica

by

El plan anestésico debe establecerse en función de la seguridad del paciente, el procedimiento quirúrgico, la valoración clí­nica y la experiencia del anestesiólogo. En realidad no hay una evidencia definitiva sobre la superioridad de una técnica anestésica frente a otra. Parece lógico evitar en lo posible, una manipulación directa sobre la ví­a aérea, pero por otra parte, la ansiedad o el dolor durante un bloqueo periférico o neuroaxial pueden ser suficientes para precipitar un ataque de broncoespasmo.