Hay que saber lo que se pide. Lectura crítica de estudios sobre pruebas diagnósticas

La potencia de una prueba diagnóstica se valora mediante su capacidad para discriminar sanos y enfermos, así como en los cambios de la probabilidad previa de presentar la enfermedad según el resultado de la prueba. La lectura crítica de estos trabajos valorará su validez metodológica, la importancia de los resultados y su aplicabilidad a nuestra práctica clínica. Para ello, habrá que examinar aspectos como las características de la prueba, la prevalencia o el espectro de enfermedad entre los participantes.

estudios

El rey a examen. Lectura crítica de estudios sobre tratamiento

El ensayo clínico aleatorizado es el diseño ideal para resolver las preguntas sobre tratamiento. La lectura crítica de estos trabajos valorará su validez metodológica, la importancia de los resultados y su aplicabilidad a nuestra práctica clínica. Para ello, habrá que examinar los aspectos fundamentales del ensayo, tales como aleatorización, enmascaramiento y seguimiento.

Churras y merinas. Metanálisis (I)

El metanálisis es una técnica que permite obtener un resultado resumen a partir de varios estudios individuales. Esto solo puede hacer tras comprobar que los estudios se parecen lo suficiente como para poder combinarse, lo cual se hará con métodos estadísticos específicos, siendo los más usados el modelo de efecto fijo y el modelo de efectos aleatorios.

El todo es mayor que la suma de las partes. Revisión sistemática y metanálisis

Las revisiones sistemáticas tratan de contestar una pregunta concreta, emplean una estrategia de búsqueda claramente especificada y unos criterios de inclusión de trabajos explícitos y rigurosos, lo que las hace altamente reproducibles. Además, siempre que las características de los estudios primarios lo permiten, se completan con una síntesis cuantitativa que recibe nombre de metanálisis.

manuel molina

El dilema del vigilante. Valoración de pruebas diagnósticas

Existen una serie de parámetros que caracterizan las pruebas diagnósticas, como son la sensibilidad, la especificidad, los valores predictivos y los cocientes de probabilidad. Solo estos últimos nos permiten el cálculo de la probabilidad del paciente de presentar la enfermedad, con independencia de la prevalencia en la población. Para caracterizar las pruebas con resultado cuantitativo se utilizan las curvas ROC, cuyo parámetro más significativo es el área bajo la curva.