Vía Aérea

Sección de novedades y actualizaciones sobre el manejo de la ví­a aérea

Anestesia de la Ví­a Aérea: Teorí­a y Práctica. Revisión 2015

by

La Anestesia tópica de la VA es necesaria para realizar una intubación despierto y se consigue fundamentalmente utilizando como anestésico local la Lidocaina en una gran cantidad de presentaciones. Aunque algunos expertos defienden el uso de Bloqueos nerviosos, la mayorí­a utiliza anestesia tópica y el método“ spray as you go“. Una vez que la Anestesia Tópica se ha completado, el paciente cómodamente deberí­a tolerar el uso de dispositivos orales para facilitar la intubación oral despierto. Finalmente, un uso juicioso de sedación se utiliza frecuentemente para intubaciones en el paciente despierto.

Predictores de Intubación Difí­cil en la consulta perioperatoria de Otorrinolaringologí­a. Revisión 2015

by

El manejo de la VA es uno de los aspectos más interesantes en el cuidado anestésico. Aunque la incidencia de intubación difí­cil es baja, es muy importante predecir una VAD potencial, para así­ disponer del staff y material necesario para su correcto manejo. Es fundamental tener una colaboración estrecha con el servicio de Otorrinologí­a y en determinados pacientes es de gran utilidad realizar una Fibroscopia por parte del otorrino.

Valoración antes del Manejo de la Ví­a Aérea. Revisión 2015

by

Es de gran importancia valorar a cada paciente antes de manejar la Ví­a Aérea, un 50% de los pacientes que hemos valorado como Ví­a Aérea Difí­cil resultaron no ser tal. Los Test de screening no son exactos ni fiables, Iremos viendo en esta revisión lo que nos aporta la valoración de la Ví­a Aérea para el manejo posterior de la misma.

Fortalezas y Limitaciones de las Técnicas de Ví­a Aérea. Revisión 2015

by

Después de permanecer durante mucho tiempo sin ninguna innovación en el manejo de la Ví­a Aérea Difí­cil, en los últimos 25 años, han ido apareciendo gran cantidad de Dispositivos de Ví­a Aérea, inicialmente Supraglóticos y posteriormente Dispositivos Ópticos. Las Guí­as de las distintas Sociedades de Anestesiologí­a, nos permiten conocer diversas estrategias de manejo de la VAD de forma racional y progresiva.