Star Wars anestésicas

La residencia de anestesiología es como un entrenamiento para ser Jedi: 

  • Debes ser un buen piloto. Saber despegar y aterrizar con suavidad y sortear los escollos y meteoritos del viaje (incluso a hipervelocidad), sin que tu nave sufra el menor rasguño (Aunque sea una nave cardiópata, hipertensa y con más años que Carracuca como el Halcón Milenario).
  • Debes ser hábil con la espada y con otras armas (porque te puede tocar poner la epidural a Jabba el Hut) y tener la suficiente habilidad mental como para anticipar el siguiente movimiento del adversario (Y no preguntar, como las putas: ¿te queda mucho?).

Pero el camino para llegar a ser Jedi es arduo: 

  • De R1 eres como Chewbacca. Grande. Torpe. Pero con ganas de hacer las cosas y dispuesto a poner toda la carne en el asador. 
  • El R2D2 es más espabilado y con mayor habilidad manual, pero igual de ágil. Comienza a guardar datos en la memoria RAM. Y, de vez en cuando, te sorprende con algún as escondido en la manga. 
  • De R3 eres Anakin. Hábil. Buen piloto. Pero inmaduro. Tentado siempre por el lado oscuro. 
  • El R4 es la princesa Leia. Deseada por todos, pero una, al fin y al cabo.

En el entrenamiento a anestesiólogo hay un lado oscuro y un lado luminoso (separados por un telón). Y si quieres sobrevivir y llegar a ser Jedi con ocho guardias al mes, necesitas, indudablemente, que «la fuerza te acompañe».

En mi servicio, hay incluso un emperador Palpatine. Ha sustituido la capa por un Porsche, pero conserva la misma mala leche.

El otro día, el Dr. McGuiver, como buen Yoda (salvando las distancias: el Dr McGuiver es más guapo, no es verde y no tiene ningún parecido a Jordi Pujol), me dijo: «Si quieres ser un buen Jedi, no lo intentes, HAZLO». Y es que se me resisten las arterias radiales de los cojones.

Solo nos falta Han Solo. Todo no se puede tener.

More from Ana González Duque

La gran desconocida

Hace poco tiempo, el periódico “Nueva España” publicó una entrevista a Cristina...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *