El futuro de la medicina inalámbrica.

“¿Alguién sabe cuando se inventó el fonendoscopio?… Pues en 1816. Y lo que  seguro podemos afirmar es que en el 2016  los cardiólogos como yo, no utilizaremos estos clásicos artilugios, sino que podremos controlar desde cualquier parte del mundo,  los signos vitales de un paciente a tiempo real. Y todo, mediante un teléfono inteligente”.  Así­ empieza la conferencia del Dr Eric Topol sobre “The wireless future of medicine” que realizó para TED MED el pasado febrero de 2010. El Dr Topol es un conocido cardiólogo y también especialista en genética que investiga con estas nuevas tecnologí­as, el tratamiento de enfermedades crónicas.

¿Qué podrá controlar la medicina ví­a “wireless”?

Pues multitud de cosas, por ejemplo, la frecuencia fetal intrauterina o las contracciones durante el embarazo y en especial en el momento del parto.

A medida que avancemos no será necesario implantar bajo la piel sensores  de glucosa, sino que a través de un dispositivo  especí­fico se monitorizará la glucemia cada 5 minutos para conseguir unos niveles entre 75 y menos de 200 mg/dl. Y todo ello a partir de tecnologí­a AirStrip (pista de aterrizaje)

Pero no sólo hablaremos de parámetros fisiológicos, la próxima frontera se establece en las imágenes de ecografí­a inalámbrica.

Desaparecerá el  Holter lleno de cables, para  enviar, los resultados por email.

Quizá con la ayuda de estas tecnologí­as conseguiremos reducir la estancia hospitalaria con el coste que esto representa. De hecho, ya hay estudios dirigidos hacia este aspecto.

Pero sin darnos cuenta,  estamos familiarizados con estas novedades. 1,2 millones de estadounidenses han conseguido una zapatilla  Nikeplus :es la unión entre  un chip colocado en la suela Nike y un sensor que se conecta al iPod de Apple.  Permite llevar un registro de todos los entrenamientos, distancias, calorí­as y velocidad.

Otro adelanto muy interesante es el iShoe: cuenta con sensores que miden la distribución de la presión del pie. Se trata de un dispositivo capaz de detectar irregularidades en el balanceo y apoyo de los pies para prevenir tropiezos y dolores articulares. El MIT, Harvard y la Nasa apoyan este desarrollo. El invento podrí­a ayudar a los médicos a realizar diagnósticos sobre el balance de las personas como la pérdida de equilibrio, la osteoporosis y otros factores que pueden reducir la movilidad y provocar accidentes.

En realidad, estamos delante de un proceso imparable y multidimensional. Las ventajas e indicaciones son innumerables. Se ha investigado su aplicación en la enfermedad de Alzheimer, en el asma, ( se pueden detectar niveles de polen ambientales, la calidad del aire, la frecuencia respiratoria), enfermedad pulmonar obstructiva crónica, depresión, diabetes,insuficiencia cardí­aca, hipertensión arterial,  obesidad o los trastornos del sueño.

Esta ha sido parte de la conferencia traducida. Podeis ver  su totalidad en este enlace:

Dra Ana Abad (Adjunto de Anestesia del Hospital de Viladecans- Barcelona)

More from Ana Abad Torrent

¿El propofol tiene propiedades analgésicas?… Rompiendo mitos.

Siempre se ha postulado que el propofol es un hipnótico que carece...
Read More

4 Comments

  • Como siempre la ilusión de que las nuevas tecnologí­as pueden ayudarnos a desarrollar mejor nuestro trabajo y ser más eficientes. Desgraciadamente los médicos siempre nos encontramos con la cruda realidad .
    La implantanción parcial de las llamadas nuevas tecnologí­as no hace sino “enfarragarnos” en nuestra labor asistencial diaria por una visión parcial y miope de los gerentes, directores y gobernantes.

    Tenemos la posibilidad de tener una historia clinica electronica pero la verdad es que cada vez rellenamos más papeles y los hospitales se colapsan por “problemillas” informaticos derivados de una racana infraestructura en la red.
    Hoy en dí­a la historia electronica sin papeles es dependiente…De la impresora de turno.
    Podemos rellenar informes buscando un ordenador que esta libre…Para sacarlo en papel y firmarlo puesto que la firma electronica no tiene valided legal a nivel de sanidad ( Podemos cambiar los ahorros de nuestra vida a traves de la Web de nuestro banco, pero no podemos firmar un consentimiento electronicamente )
    Se nos enseñan programas electronicos de control y monitorización del paciente pero se nos dice que su implantación es demasiado cara. Somos capaces de valorar radiografí­as en cualquier ordenador pero todaví­a no he podido ver un simple electrocardiograma dentro de una historia electronica. En definitiva son parches tecnologicos sin abordar desde un punto de vista global la adecuación de la tecnologí­a a nuestro trabajo diario. Se busca vigilar a un paciente desde una sala…Solo para ahorrarse personal

    Perdonar mi desanimo y pesimismo ,pero el ver como el tren de la tecnologí­a se escapa del ambito sanitario me cabrea.

  • En el programa informático de mi Hospital si se cuelgan los EKG pero es cierto que nos encontramos a diario con problemas parecidos a los que presenta Girones.
    Siempre pensamos que el desarrollo tecnológico va a mostrar una curva exponencial de crecimiento. ¿Creeis que con los actuales problemas de financiación de la Sanidad (y los que vendrán) estos dispositivos van a ser incorporados a lo largo de la próxima década a nuestra práctica clí­nica?
    ¿Podemos estar viviendo los momentos de mayor desarrollo tecnológico (maquinas de anestesia de última generación, multitud de dispositivos de ví­a aérea difí­cil, sistemas de TCI…) de las próximas 2 décadas?. Espero que no.
    Un saludo.

  • Si tuviesemos un sistema de votación en AnestesiaR darí­a un +1 al comentario de Alberto Gironés. De acuerdo al 100% con sus palabras.

  • Estoy absolutamente de acuerdo en todo lo que decí­s. En mi hospital pasa lo mismo. Ordenadores que se cuelgan, programas con un entorno de trabajo poco atractivo , demasiados pasos y validaciones para pedir una simple analí­tica, servidores lentos y la gracia final es que si se cuelga el sistema se paraliza el hospital … en fin, que a todo esto… entendí­ porqué a un enfermo se le llama “paciente”… es por la “paciencia”!!!! que él y el médico llegan a adquirir sin llegar a perder los nervios.

    Pero a pesar de todo, yo no serí­a tan pesimista. Si recordamos dónde estábamos por ejemplo en 1999, nos asombrarí­amos lo mucho que hemos avanzado. Justo empezábamos nuestros primeros pasos con internet, teléfonos móviles, ordenadores con Cd, mensajes electrónicos… ¿Alguien imaginaba los portátiles actuales,o los buscadores online, por no hablar de los iPod, iPad, iPhone, Amazon Kindle, PDAs?…¿Ordenadores dentro de quirófano o en consultas?. ¿Información médica como AnestesiaR disponible en cualquier parte del mundo, robots cirujanos, y muchos avances anestésicos…? Impensable, no?.
    Pues posiblemente en un futuro cercano y a pesar de todas las dificultades que hemos comentado, la sanidad se rendirá a la evidencia. Ya no hay vuelta atrás.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



2 + 6 =