Razones para el rechazo del proyecto de troncalidad y la dimisión de miembros de la CNE

Notocias sobre el proyecto de troncalidad #5
Publicamos dos documentos sobre el conflicto de troncalidad: Un monográfico preparado por vicepresidente de la SEDAR haciendo un resumen de qué es lo que se plantea con la troncalidad y las razones del rechazo y una carta de los miembros dimisionarios de la CNE en la que explican las razones de la dimisión y los siguientes pasos que proponen.

Notocias sobre el proyecto de troncalidad #5

Seguimos con nuestro compromiso de informar acerca de las novedades relativas al proyecto de troncalidad que se pretende aprobar para modificar la formación especializada en anestesiologí­a en España. Tras el debate surgido a raí­z de la publicación de que tres miembros de la Comisión Nacional de la Especialidad (CNE) habí­an dimitido, se ha generado un debate en diferentes foros con un denominador común: el rechazo al proyecto por todos los anestesiólogos.

A continuación publicamos dos documentos en este sentido. En primer lugar, un monográfico preparado por el Dr Calvo, vicepresidente de la SEDAR, haciendo un resumen de qué es lo que se plantea con la troncalidad y las razones por las que los anestesiólogos, a todos los niveles, consideramos un error su puesta en marcha en estos momentos. A continuación, una carta consensuada por los tres miembros dimisionarios de la CNE en la que explican más extensamente las razones que les han hecho dimitir y los siguientes pasos que proponen para oponerse al proyecto.

Entre tanto, crecen los mensajes privados cruzados entre jefes de servicio y tutores de residentes amenazando con renunciar a la formación de residentes en caso de la aprobación del actual plan.

Visión de la SEDAR sobre la Troncalidad

El documento remitido por el Dr Calvo es el siguiente:

Visión Troncalidad SEDAR

del que nos permitimos extraer la parte en la que realiza la valoración del proyecto de troncalidad:

(…)

Tronco Médico Vs Tronco Quirúrgico ¿Por qué asociarse a un tronco médico? ¿Cómo afecta la Troncalidad a la Anestesiologí­a? 

Podrí­a ser muy discutido el camino seguido para la incorporación de una especialidad como la nuestra dentro del tronco Médico y no del tronco Quirúrgico cuando, a priori, nuestra actividad asistencial se lleva a cabo, mayoritariamente, en el entorno quirúrgico. Cabrí­a pensar que por lógica nuestra presencia deberí­a estar incluida dentro de este último. Sin embargo, no debemos olvidar que las funciones de un anestesiólogo se engloban dentro de los cuidados del paciente quirúrgico atendiendo a las modificaciones en su fisiologí­a y a la fisiopatologí­a sobrevenida.

Nuestra especialidad nos confiere unos amplios conocimientos farmacológicos, desconocidos para muchos, que permiten aconsejar asociaciones, conocer interacciones, ajustar dosis individuales, evitando estados hiperalgésicos inducidos yatrogénicamente; nosotros dominamos la farmacocinética y la farmacodinamia; conocemos las estructuras anatómicas a la perfección, la disposición de los plexos nerviosos, de la arquitectura vascular, de la fisiologí­a y fisiopatologí­a de los centros y núcleos del sistema nervioso central y periférico y de su afectación por las diferentes entidades nosológicas.

Es la nuestra una especialidad amplia que interesa al conocimiento de la fisiologí­a de los distintos sistemas y aparatos; no en vano mantenemos el control de los órganos, del sistema neuroendocrino, de la hemodinamia, de la función respiratoria controlada por sistemas externos, de la función renal y hepática; y no en vano ajustamos el sistema neurovegetativo para evitar la respuesta al estrés traumático; inducimos amnesia a conveniencia, generamos parálisis completa o parcial, mediante bloqueos anestésicos nerviosos periféricos o por actuación sobre la placa motora o las motoneuronas del neuroeje; evitamos el dolor agudo y el crónico en sus peores estadí­os y además inducimos y controlamos la hipnosis, el sueño. Todo ello asociado al conocimiento añadido de complejos aparatos de bioingenierí­a que monitorizan o ayudan a realizar nuestra función.

Es pues, la nuestra, una ciencia que recoge un saber amplio y práctico amparado por el conocimiento de la fisiopatologí­a y la farmacologí­a pero no debemos olvidar que nuestro quehacer obliga a evaluar riesgos y ser conocedores de patologí­as concomitantes, de su manejo y de la terapia precisa en cada caso. Por tanto, ¿no somos realmente los verdaderos y únicos médicos que entendemos al paciente desde una posición global en el entorno quirúrgico? Y, ¿no es eso lo más parecido a un médico internista dentro del área quirúrgica? ¿No es nuestra especialidad la responsable de la medicina perioperatoria?

Parecerí­a pues, sensato, que nuestra posición estuviera más a favor de incorporar nuestra disciplina en al ámbito de un tronco médico que quirúrgico. Sin embargo, no son sólo esas las razones por las que se ha recomendado dicha incorporación al tronco médico. El tronco quirúrgico abarca un periodo troncal de formación en el que solo durante un periodo menor de seis meses se prevé que los residentes roten por las áreas de cuidados especí­ficas de pacientes postquirúrgicos y convivan o adquieran conocimientos de gestión de un bloque quirúrgico. Este aprendizaje se nos antoja como un mí­nimo contacto en el conocimiento de la gestión y de aquello que, más tarde, verán como la actividad cotidiana de los anestesiólogos en las unidades de cuidados postquirúrgicos, URPA, REA, etc. El resto de su rotación troncal se realiza en el entorno de servicios quirúrgicos, consultas externas de los mismos o salas de hospitalización de cirugí­a. No parece que ese aprendizaje pueda generar un desarrollo aconsejable a nuestros residentes de anestesia.

Al respecto de cómo afectará la troncalidad a la especialidad de anestesia debemos considerar varias opciones. En su diseño, el nuevo sistema formativo no es nuevo; ya existe en algunos paí­ses europeos; sigue un patrón similar al de una escalera. Los Residentes van alcanzando peldaños más complejos en los que adquieren las habilidades de un modo progresivo y obtienen sus competencias a la vez que una mayor responsabilidad. Por lo tanto, la Troncalidad, en sí­ misma, no es mala. Lo malo puede ser el modo en cómo se desarrolle dicho sistema. Copiar proyectos o programas que se han desarrollado en otros paí­ses puede ser bueno siempre que la adaptación al nuestro sea posible y evite errores irreconciliables con la formación que hasta ahora se está produciendo y que, parece cuasi excelente aunque manifiestamente mejorable.

La introducción de un periodo Troncal viene determinada desde la inclusión en el sistema formativo universitario del“ Protocolo de Bolonia“. Las carencias formativas detectadas en el aprendizaje de la medicina hacen necesaria una formación global y universal en la práctica clí­nica y, ello deriva en la introducción de los aspectos troncales. Se considera necesario que el aprendizaje continúe después de la universidad y que el alumno, ya médico, adquiera una visión universal y multidisciplinar de la profesión. No parecerí­a exagerado si ello no conllevase una merma en el tiempo formativo de la especialidad que deberá desarrollar el resto de su vida. El periodo de formación troncal será de dos años y el tiempo total de formación no se incrementa, por lo que, el periodo de formación especí­fica de la especialidad disminuye.

EL inconveniente que se plantea en nuestro paí­s es que la introducción de los dos años troncales producirá de manera inmediata una pérdida de tiempo formativo global en el total del necesario para la formación especí­fica de la especialidad. Además, hay un error básico en el sistema que no permite al residente seleccionar la especialidad deseada, a la que accederá después del periodo troncal. Dicha especialidad será elegida tras la evaluación del periodo troncal de entre las que se oferten cuando llegue el momento y siempre, entrando de nuevo en competencia con el resto de sus colegas MIR. Ello, a nuestro entender, truncará vocaciones y conseguirá obtener especialistas a la medida de las necesidades del momento y de los designios o antojos de los dirigentes de turno; sin embargo, conseguirá obtener especialistas frustrados con una perspectiva de cambio posterior lejana y, para la que se nos antoja, un camino arduo y difí­cil.

El desarrollo de áreas de capacitación especí­fica (ACEs) es la culminación de la superespecialización en la materia médica y supone alcanzar el máximo formativo posible. Su diseño, al igual que la troncalidad en sí­, no es malo. A nuestro entender deberí­a ser el camino a la excelencia formativa. Sin embargo, al igual que para el caso anterior, las ACEs no están bien definidas (actualmente solo hay dos), merman los anhelos de muchos futuros especialistas cuyo interés pueda estar bien definido en otras parcelas más especí­ficas y no consta el desarrollo de nuevas ACEs que supongan un roce con las especialidades ya establecidas. Es el caso de la Medicina Intensiva cuya formación es competencia de muchas especialidades como anestesia, cardiologí­a, medicina interna, neumologí­a, entre otras. En nuestro caso, no prevé áreas como la anestesia pediátrica que ni siquiera roza con cualquier otra especialidad establecida y se ha cometido el enorme olvido de una parcela multidisciplinar como la Terapéutica del Dolor.

Las ACEs están por desarrollar y aprobar pero no parece muy plausible que en situaciones de grave crisis como la que atravesamos, este desarrollo vaya a llegar de forma ágil y rápida.

En lo que acontece especí­ficamente a nuestra especialidad, la introducción de un sistema formativo MIR como el que hemos expuesto, dejarí­a a la Anestesiologí­a en clara desventaja respecto a otras especialidades por cuanto se producirí­a una disminución del periodo formativo especí­fico a dos años. En el año 2006 fue presentado un borrador de proyecto de ampliación de la especialidad, realizado por la CNE, con una duración de cinco años por considerar que el periodo vigente era, a todas luces, insuficiente. Puesto que ya estaba en marcha la idea del desarrollo troncal, el Ministerio pospuso el proyecto.

Es de sentido común que dos años no es un tiempo mí­nimo suficiente para formar especialistas en Anestesiologí­a y Reanimación. Las carencias formativas serí­an de tal magnitud que, en todo caso, solo podrí­amos formar técnicos. Parecerí­a que los que establecen los citados periodos formativos son absolutos desconocedores del ámbito de competencias tan amplio que tiene nuestra especialidad o que nosotros no hemos sido capaces de exponerlos claramente.

La inclusión de un tercer año en el periodo especí­fico no debe producir alegrí­a desmesurada ya que no se obtendrí­a nada más que dejar la formación de nuestros MIRs en la misma situación que existe actualmente.

La instauración de la Troncalidad, el desarrollo de las ACEs y el cambio hacia un novedoso y prometedor sistema formativo MIR, más moderno, universal y multidisciplinar, tiene un enorme peso que debe recaer sobre las Comunidades Autónomas, previa supervisión y aprobación ministerial a propuesta del CNECS y con la aprobación en el Consejo Interterritorial del SNS, ya que son estas quienes tienen transferidas las competencias. Ello parecerí­a no ser un problema hasta que se analiza el coste económico del mismo.

¿Pueden las Comunidades Autónomas desarrollar con su presupuesto una obra faraónica de tal envergadura? La respuesta es sí­. Sin embargo, esto supondrí­a un incremento en la aportación que deberí­a hacer el estado a las mismas y, si ello no se diera, las Comunidades, o no desarrollarí­an este Proyecto o si lo hicieran serí­a a costa de una disminución muy importante en el número de plazas de formación MIR que ofertarí­an cada año.

Asociación a un Tronco o seguir igual ¿Qué es mejor? ¿Aceptamos la Troncalidad como sistema formativo de futuro para nuestra especialidad? 

La respuesta es evidente. Cualquier paso atrás es erróneo por cuanto conlleva un abandono del nuevo sistema y el cierre a las posibilidades de desarrollo y crecimiento de nuestra especialidad. Al menos mientras sus impulsores sean dirigentes.

En todo caso, el cierre a la evolución de un sistema que se ha mostrado útil y satisfactorio en Europa no parece aconsejable aunque sea preciso exponer en las Comisiones y foros pertinentes nuestro desacuerdo y la absoluta necesidad de cambios profundos en su concepción.

No recomendamos la cerrazón y el permanecer anclados en un sistema que promete no evolucionar pero reclamamos que nuestra inclusión en el nuevo sea bajo la tutela de nuestras instituciones y representantes cientí­ficos con unos mí­nimos irrenunciables.

(…)

Extracto del texto redactado por Dr Jose Marí­a Calvo, Vicepresidente de SEDAR
 

Motivos de la dimisión de los vocales de la CNE

Del anestesiólogo al anestesista

Antecedentes:

1-     Hace 8 años la actual Comisión Nacional de Anestesiologí­a y Reanimación fue nombrada y durante este tiempo se ha  mostrado muy activa en muchos asuntos. Primero en el desarrollo de una propuesta de un programa de la especialidad  a cinco años y posteriormente  intentando adaptar un nuevo programa al proyecto de troncalidad partiendo siempre de la premisa de que la especialidad debí­a tener una duración de cinco años.

2-     En algunos documentos redactados a lo largo de estos años se exigió al Ministerio una declaración de aceptación de aumento a cinco años, bajo la amenaza de que la Comisión sino renunciarí­a a ejercer sus funciones.

3-     Hace menos de una año la Comisión elevó una serie de enmiendas al proyecto de troncalidad en el que se exigí­a el aumento a cinco años.  La respuesta ha sido negativa.

¿Por qué hemos dimitido?:

1-     El principal motivo de nuestra dimisión radica en la inutilidad durante estos ocho años de todas las acciones emprendidas y propuestas elevadas por esta Comisión, que se ha reflejado por la absoluta falta de respuesta por parte del Ministerio, rayana al menosprecio.

2-      Porque consideramos que el Ministerio ha desoí­do en el proyecto de troncalidad las demandas fundamentales que han hecho la Comisión, la SEDAR y múltiples entidades y personas: la prolongación a cinco años y el desarrollo de dos áreas de capacitación especí­fica (Cuidados intensivos y tratamiento del dolor).

3-     Porque consideramos que incluso accediendo a una troncalidad con cinco años, es decir solo tres años de formación especí­fica, la formación en Anestesiologí­a y Reanimación quedarí­a ya muy mermada. Así­ pues, con el actual redactado del proyecto que mantiene nuestra especialidad con dos años especí­ficos, la formación quedará extremadamente afectada reduciendo de forma muy grave la adquisición de competencias. Es este escenario futuro perderemos el nivel formativo que recomienda la UEMS y la ESA (Sociedad Europea de Anestesiologí­a).

4-     Porque hemos considerado que la dimisión, aunque testimonial, es la única ví­a de hacer visible nuestro profundo malestar y discrepancia al proyecto de troncalidad y a la situación en la que quedará la formación de nuestra especialidad.

5-     Porque es una manera también de mostrar a todo el colectivo de anestesiólogos nuestro particular descontento y sobre todo porque no queremos participar del desguace de la especialidad.

¿Qué podemos hacer a partir de ahora?:

A estas alturas, además de aunar esfuerzos para hacer oí­r nuestra voz de disconformidad como colectivo, consideramos que la única medida de fuerza que nos queda es que el Ministerio no pueda disponer de un programa de solo dos años especí­ficos de Anestesiologí­a y Reanimación dentro del proyecto troncal. Por tanto, ya que el Ministerio ha anunciado la constitución de una nueva comisión en los próximos meses si esta nueva Comisión no puede constituirse porque ningún anestesiólogo se presta a integrarla, el Ministerio no podrá disponer de un programa especí­fico con lo que no se podrá llevar a cabo la formación de futuros especialistas.

Consideramos que antes de prestarnos a constituir una nueva Comisión debe haber un compromiso del Ministerio a la prolongación a cinco años que deberí­a ser notificado a la SEDAR. Estamos convencidos, desde la óptica de nuestra experiencia como miembros de la CNE durante ocho años, que mientras no haya este compromiso previo cualquier acción desde dentro de la CNE no va a obtener los resultados que exigimos.

Luciano Aguilera
Jaume Canet
José Ignacio Gómez Herreras
 

Acceda al texto original:

Motivos de la dimisión de la CNE
Motivos

El Consejo de Redacción de AnestesiaR manifiesta su solidaridad con los motivos de la dimisión de los miembros de la CNE y coincide con el rechazo expresado por la SEDAR y otros compañeros al actual proyecto. Seguiremos haciéndonos eco de las noticias, reflexiones o acciones que puedan desarrollarse en este tema.

¿Tienes algo que decir o proponer al respecto? AnestesiaR puede ser tu foro. Al fin y al cabo se trata de un espacio libre e independiente al servicio de los profesionales.

Daniel Arnal
AnestesiaR
Written By
More from AnestesiaR

Cursos de Bloqueos Perifericos IMEDAR – Valencia 2.012

Los cursos de bloqueos perifericos organizados por IMEDAR en Valencia iniciaron su...
Read More

8 Comments

  • Hola
    sobre este tema , lo mejor que esta pasando por ahora es que las dimisiones han generado de nuevo un interes por saber del tema , y sus repercusiones en nustro futuro .
    Es un tema que se ve complejo .
    Yo ayer pensaba que lo oportuno era tener un borrador de la especialidad , hoy quiza que ni eso .
    Lo que mas me gustaria saber es la opinion o que dice el ministerio sobre esto .
    Como es verdad que escribe mucha gente , serái posible conseguir el mail del señor Castrodeza ( director del Ministerio que se ocupa de este tema ) , y hacer llegar la preocupación de todos por este tema ??
    Incluso desde anestesiaR le podriais ofrecer una posibilidad para que se explñique en forma de entrevista o de que escriba una carta …
    Necesitamos saber , es realmente lo que falta . porque el ministerio tiene esta actitud , y que lo explñique publicamente .
    Esto tambien se puede hacer en su defecto al mail de la ministra …
    EL CONTENIDO DEL MAIL ESTAN SENCILLO COMO PEGAR EL ENLACE DE ANESTESIAR , y DECIR QUE ESTAMOS MUY PREOCUPADOS POR LA EVPLUCION DE LOS ACONTECIMIENTOS Y QUE QUEREMOS QUE SE NOS EXPLIQUE LA ACTITUD DEL MINISTERIO
    Qué opinais ??

  • Hola Fernando,

    Hasta donde yo sé el Sr. Castrodeza no va a hacer nada de eso a menos que se vea entre la espada y la pared. De ahí­ que muchos estemos trabajando por una gran movilización con la SEDAR a la cabeza. Me temo que precisamente él es parte del problema y no la solución.

    Por favor ponte en contacto conmigo en [email protected]

  • Quiero expresar mi reconocimiento a los dimisionarios del CNE y su postura, que me parece coherente y honesta. Si no se aceptan nuestras peticiones debemos estar dispuestos a tomar medidas drásticas, como dimisión de todos los tutores y del resto de miembros del CNE.

  • Sin duda estarí­a bien saber la opinión actual del Ministerio, pero lo último que sabemos es la carta resumen que se publicó en la SEDAR, y en esa, no se daba ningún tipo de solución ni respuesta a las alegaciones presentadas, así­ que parece el momento de tomar otro tipo de actitudes.

    En este sentido sabeí­s que han surgido iniciativas, pero de momento un poco deslabazadas, con contactos a nivel personal entre muchos de nosotros, así­ que pareceque es el momento de canalizar todo esto en un frente común, aunque no se cúal es el mejor foro, y cuál es la mejor manera de coordinar las iniciativas que estan surgiendo. ¿ Qué opinaí­s sobre esto?

    Fernando, comentas lo de una movilización a través de la SEDAR, ¿podrí­as aportarnos más información sobre esto?. Cómo tutor de anestesia, en los últimos meses la información que me llega sobre este tema es de boca a boca, yo he oido…. pero pocas cosas concretas, es decir estoy desinformado, de manera que lo que yo puedo transmitir a los compañeros y a los residentes es muy confuso. El documento publicao ayer en la SEDAR aporta muchas cosas, pero creo que sigue sin clarificar posturas, y sigue habiendo mucha confusión.

  • Existe una iniciativa en marcha para tomar una postura común y tenemos grandes esperanzas en que la SEDAR la haga suya porque es razonable, plenamente justificada y probablemente la única salida y además somos conscientes de que si la SEDAR no toma las riendas va a tener muchas dificultades para prosperar. Arriba tenéis un email de contacto para más información.

  • Gracias a [email protected] por vuestro reconocimiento y apoyo.

    Fernando: el nuevo programa de nuestra especialidad con 5 años esta entregada en el Ministerio en Octubre de 2006, hasta en 16 ocasiones, por parte de la CN se ha solicitado y justificado la necesidad de 5 años
    De momento la SEDAR no ha nombrado a los dos miembros que deberí­an formar parte de la nueva CN, en este sentido lo que pensamos respecto a la nueva composición de la CN lo expresamos en el anteúltimo párrafo del escrito publicado mas arriba.
    Entendemos que es condición innegociable que el periodo formativo de Anestesiologí­a-Reanimación, es de cinco años

  • A powerful share, I baslacily given this onto a colleague who was doing slightly evaluation on this. And he actually purchased me breakfast as a result of I found it for him.. smile. So let me reword that: Thnx for the deal with! But yeah Thnkx for spending the time to debate this, I feel strongly about it and love studying a lot more on this subject. If attainable, as you become experience, would you mind updating your blog with extra particulars? It really is incredibly useful for me. Massive thumb up for this weblog put up!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



9 + 1 =