IOT despierto con Airtraq en pacientes con Ví­a Aérea Difí­cil Conocida. Un modo diferente de intubar con Airtraq

Las nuevas guí­as de manejo de la ví­a aérea difí­cil de la ASA publicadas en 2013 indican el uso de los videolaringoscopios con un nivel de evidencia IA. Esto es debido a que multitud de estudios demuestran que con ellos se consigue una elevada incidencia de IOT exitosas al primer intento, sin describirse una elevación de los traumatismos en la ví­a aérea derivados de su uso. Como consecuencia de ello, el uso de los videolaringoscopios se ha extendido en la actualidad, siendo utilizados en los últimos años como herramienta útil para la IOT en pacientes despiertos.
Hermosa Contreras, BI., Cobo Oliva, R., Masa Sánchez M.
Hospital de Mérida

airtraq+foley

Introducción

Las nuevas guí­as de manejo de la ví­a aérea difí­cil de la ASA publicadas en 2013 indican el uso de los videolaringoscopios con un nivel de evidencia IA. Esto es debido a que multitud de estudios demuestran que con ellos se consigue una elevada incidencia de IOT exitosas al primer intento, sin describirse una elevación de los traumatismos en la ví­a aérea derivados de su uso (1). Como consecuencia de ello, el uso de los videolaringoscopios se ha extendido en la actualidad, siendo utilizados en los últimos años como herramienta útil para la IOT en pacientes despiertos (2).

Presentación del caso

Paciente de 53 años con antecedentes de asma bronquial, cardiopatí­a isquémica con stent en CD y DM tipo II. Presentaba parámetros de Ví­a Aérea Difí­cil: Mallampati III, micro-retrognatia, DTM < 6 cm., incapacidad para prognar.

Es intervenido en Enero de 2014 de microcirugí­a larí­ngea presentando IOT Dificultosa.

2 meses después, tras los hallazgos anatomopatológicos, se programa para cordectomí­a derecha. Dados los antecedentes de VAD, se decide realizar IOT despierto con Airtraq. Para ello, utilizamos un Airtraq de tamaño nº 2 y un tubo del número 7, al que previamente hemos seccionado el extremo proximal justo por encima de la salida del balón de neumotaponamiento. A través del mismo, introducimos una sonda vesical número 14 G con la zona del balón de taponamiento seccionada. Por el extremo proximal de la sonda, la que se usa para inflar el globo vesical, acoplamos una jeringa con lidocaí­na 2% y aire. Por el otro extremo proximal, acoplamos una conexión bicónica y una alargadera de un sistema de oxigenoterapia tipo Venturi conectada a una fuente de oxí­geno.

En primer lugar, se procede a la premedicación del paciente con Midazolam 3 mg., Atropina 0,7 mg. y se instilan varios puff de lidocaí­na 1% en mucosa lingual y pilares farí­ngeos. Tras ello se procede a sedación con Remifentanilo y posteriormente, tras comprobar que se ha conseguido anestesiar de forma adecuada la cavidad oral, se procede a la introducción del Airtraq y a la visualización de las distintas estructuras como pilares farí­ngeos, epiglotis y glotis que son irrigados con anestésico a través de la sonda vesical. Se consiguió la intubación al primer intento sin resistencias, manteniendo la saturación de oxí­geno por encima de 97% en todo momento.

Discusiónvideo

Ante una IOT difí­cil, a pesar de que el gold estándar continúa siendo el fibrobroncoscopio, el videolaringoscopio Airtraq se muestra como una opción a tener en cuenta cuando por cualquier motivo el fibroscopio no esté disponible.

Requiere una curva de aprendizaje mucho menor y es usado de forma habitual en la práctica clí­nica lo que genera más seguridad al profesional a la hora de enfrentarse a una VAD (3).

El uso de este dispositivo para instilación de anestesia local y aporte de O2 directo a la luz traqueal consigue una adecuada oxigenación, evita la opacificación de la lente permite una adecuada distribución del anestésico local en la zona mientras se realiza la IOT (4).

En nuestro caso, comenzamos a usar este dispositivo cuando leí­mos con entusiasmo el caso descrito por A. Abad en la Revista Española de Anestesiologí­a y Reanimación. En él se describí­a la técnica de IOT despierto con Airtraq y sonda de Foley para infusión de anestésico y oxigenación (4). Sin embargo, a la hora de llevar a la práctica el experimento comprobamos que aparecí­an una serie de desventajas por lo que decidimos realizar una leve modificación en el dispositivo (retirada de fiador de tubo endotraqueal pediátrico, introducción de sonda Foley por luz de TET y sección de zona proximal del mismo), diseñamos el nuestro propio, el que se describe en este artí­culo.

Para facilitar la IOT es imprescindible anestesiar de forma adecuada las estructuras orales, farí­ngeas y larí­ngeas que encontraremos al paso del Airtraq. Para ello se han usado multitud de instrumentos como sondas de aspiración, catéteres epidurales, conectores en Y (Bodai Suction Safe-swivel Y-connector), aerosoles o dispositivos con atomizador como el MADgic (5).

De otro modo, consideramos que la combinación de sedación con remifentanilo y la anestesia local de la ví­a aérea, es necesaria ya que permite obtener un grado aceptable de confort del paciente permitiendo la manipulación de la ví­a aérea sin resistencia por parte del mismo y protegiendo frente a reflejos propios de esta zona como son la tos o el laringoespasmo (3, 4, 5).

Nuestra conclusión final es que el dispositivo Airtraq con las modificaciones descritas anteriormente puede ser una herramienta accesible, segura, barata y bien tolerada por los pacientes que requieran una IOT despierto.

Bibliografí­a

1.- Practice Guidelines for Management of the Difficult Airway: An Updated Report by the American Society of Anesthesiologists Task Force on Management of the Difficult Airway. Anesthesiology: February 2013. Volume 118 – Issue 2 – p 251““270. (PubMed)

2.- Laringoscopio óptico Airtraq. M. Castañeda et al. An. Sist. Sanit. Navar. 2009, vol. 32, Nº 1. enero-abril. (PubMed)

3.- Empleo de Airtraq® para manejo de ví­a aérea difí­cil en pacientes despiertos. A. Urí­a. Rev. Esp. Anestesiol. Reanim. 2008; 56:541-545. (PubMed)

4.- Sonda de Foley modificada para infusión tópica de anestésico y oxigenación en intubación difí­cil. A. Abad et al. Rev. Esp. Anestesiol Reanim.2013; 60(1):54-58. (PubMed)

5.- Airtraq for awake tracheal intubation. Suzuki et al. Anaesthesia, 2007, 62: 744““755. (PubMed)

Blanca Isabel Hermosa Contreras
Servicio de Anestesiologí­a y Reanimación
Hospital de Mérida
 
Rosa Cobo Oliva
Servicio de Anestesiologí­a y Reanimación
Hospital de Mérida
 
Mariano Masa Sánchez
Servicio de Anestesiologí­a y Reanimación
Hospital de Mérida
Written By
More from AnestesiaR

Neosaxitoxina, ¿un intruso prometedor en anestesia locorregional?

En los últimos años se ha investigado sobre la necesidad de nuevas...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



5 + 5 =