Traumatólogos (ingleses) más inteligentes y fuertes que anestesiólogos

Hace ya más de un año en el que nos hicimos eco de un ví­deo de broma que simulaba una conversación entre un anestesiólogo y un traumatólogo. La fama de brutos de los traumatólogos traspasa fronteras y las tensiones dialécticas con los anestesiólogos parecen no ser exclusivas de nuestro entorno más inmediato. Este artí­culo nos abre los ojos.

Daniel Arnal. HU Fundación Alcorcon

Original

Subramanian P, Kantharuban S, Subramanian V, Willis-Owen SA, Willis-Owen CA. Orthopaedic surgeons: as strong as an ox and almost twice as clever? Multicentre prospective comparative study. BMJ. 2011 Dec 15;343:d7506. (PubMed)(Texto libre)

Introducción

Hace ya más de un año en el que nos hicimos eco de un ví­deo de broma que simulaba una conversación entre un anestesiólogo y un traumatólogo. La fama de brutos de los traumatólogos traspasa fronteras y las tensiones dialécticas con los anestesiólogos parecen no ser exclusivas de nuestro entorno más inmediato.

Resumen

El artí­culo pretende comparar la inteligencia y fuerza de los traumatólogos y anestesiólogos de tres Hospitales Generales de Distrito (Comarcales o de segundo nivel) ingleses. Para ello reclutan 36 traumatólogos y 40 anestesiólogos (excluyen a las mujeres porque no reclutan ninguna entre el primer grupo) y aplican un minitest de inteligencia (Tensa Brain test) y una prueba de fuerza (grip) de la mano dominante.

El resultado es un diferencia clí­nicamente pequña, pero estadí­sticamente significativa en ambas variables a favor de los traumatólogos (tabla 1)

Concluyen que, pese a las limitaciones, los anestesiólogos deberí­an tener más cuidado al bromear sobre los traumatólogos, pues podrí­an recibir una contartación más aguda de lo esperado o un apretón de mano algo doloroso.

Comentario

Se trata de un estudio claramente relevante y pertinente, pues no deja de estar en la mayor parte de las conversaciones de cafeterí­a. La idea es original y divertida, pues nos encontramos ante la primera comparación objetiva de ambos profesionales. Los objetivos están claros, los grupos razonablemente seleccionados y la estadí­stica sencilla.

Las conclusiones de los autores son, quizás, exageradas teniendo en cuenta la escasa diferencia clí­nica encontrada, pero si nos fijamos en los autores, puede que hubiese algún conflicto de intereses no declarado. En cualquier caso, se trata de un artí­culo bien planteado y escrito, que sirve como ejercicio metodológico y saludable revisión de estereotipos.

No podemos más que asumir que son mejores que nosotros y mostrar nuestro respeto a los traumatólogos… ingleses

Felices Fiestas

Daniel Arnal
Anestesia y Reanimación. Hospital Universitario Fundación Alcorcón
More from Daniel Arnal

Nuestras cuentas claras: Informe tesorerí­a AnestesiaR 2013

En ví­speras de cumplir los primeros 5 años de recorrido asociativo, a...
Read More

10 Comments

  • Me resulta patético el grupo de “investigadores” traumatólogos ingleses. Me parece que gastar esfuerzo, tiempo y dinero en una investigación como la comentada es un insulto a la inteligencia humana, a la ciencia y, por supuesto, a la estadí­stica.
    Por otra parte, me parece que los colegas traumatólogos firmantes del estudio deberí­an tener un poquito más sentido del humor y, sobre todo, de humildad tal y como tienen mis colegas traumatólogos con los que trabajo (y me rí­o) a diario. También ellos, cuando pretendemos reí­rnos conjuntamente, encuentran “tics” y actitudes de los anestesiólogos que, hiperbolizadas, darí­an para hacer un ví­deo tan chistoso y divertido como el de los COT.
    feliz 2012

    • Yo lo veo todo muy inglés. Incluso lo veo como un ejercicio de humor (inglés/cí­nico) por parte de los firmantes. No creo que vaya más allá de un artí­culo navideño en el que se rí­en (sin hacerlo) de la estadí­stica, ejemplo de lo manipulable que puede llegar a ser, de los anestesiólogos y, seguro, de sí­ mismos.
      Incluso encuentro saludable que una revista como el BMJ sea capaz de publicar una sátira de sí­ misma.
      Abrazos
      ;)

  • Hola Daniel (y Santiago):
    me pregunto si no lo publicarí­an el 28 de Diciembre. De otra forma no es creí­ble que los Traumatólogos (sean de donde sean) superen a los Anestesistas….. ;- )

    ¡¡Feliz año, amigos!!

  • NO hay tal artí­culo cientí­fico. BMJ publica todos los años un estudio similar por navidades. Hace dos años llegó a la conclusión, tras un sesudo análisis estadí­stico, que los cirujanos eran más guapos que los internistas. Es solo una broma.

  • Santi:

    A los que ya llevamos años: ¿ No has visto a los traumas colocando las protesis con el vendedor indicandóles como se ponian?……

    Feliz año nuevo

  • Yo creo que todas las investigaciones (“fuera de corriente”) que acostumbra a publicar BMJ en el mes de diciembre son reales en el sentido de que han sido verdaderamente realizadas, sufren un proceso de revisión editorial, estadí­stica incluida, y son publicadas o rechazadas en función de su interés. Otra cosa es que las hipótesis planteadas puedan parecer salidas de una pelí­cula de los Monty Python y tengan una carga cómica. Sin embargo, sigo pensando que en este caso particular no les ha salido bien la broma y subyace revancha y si no, comparadla con los estudios que salieron en los 90 en BMJ sobre la relación existente entre el traumatólogo y el gorila. Eso sí­ me pareció sentido del humor y reirse de uno mismo

  • A mí­ se me ocurre pensar que el delirio seudocientí­fico-publicatorio dominante en la comunidad médica en general ya carece de lí­mites. Obvio que si lo aceptó el BMJ es porque tiene rigor metodológico. Es totalmente posible que la muestra escogida haya incluí­do un grupo de traumatólogos inteligentes. Que los hay, los hay. Pero subyace el hecho de que nos estamos acostumbrando a leer y considerar cosas que distan mucho de ser prácticas o con relevancia clí­nica. Por ejemplo, si el BIS está siendo tan criticado como lo está y es un marcador electroencefalográfico relativamente bien estudiado y conocido, a quién puede ocurrí­rsele utilizar un pupilómetro como marcador de profundidad anestésica? Es necesario pensar y desarrollar ésto? Nos brinda alguna ayuda a nivel clí­nico? No estamos desperdiciando la oportunidad de enseñar a nuestros alumnos las cosas que realmente importan en la especialidad, al someterlos a toneladas de conocimiento inútil que sobreabunda en la literatura? Hay sin dudas montada una verdadera industria de la publicación cientí­fica. Y casi siempre lo encontrado aún en publicaciones de primer nivel, es material de dudoso valor formativo. Ni que hablar de los fraudes y plagios que surgen por doquier ( ver” you will be caught” Anesth Analg 2011 -editorial- ). Cuando un autor publica decenas o centenas de trabajos, significa ésto que es un gran autor? Es creí­ble un autor capaz de publicar 500 trabajos sobre el mismo tema? ( Poldermans y los beta bloqueantes ). Es válido un sistema que califica a los docentes de acuerdo al número de trabajos que publica? Es el número equiparable a la calidad u originalidad? Es la publicación lo que define a un buen docente? Cuando uno sostiene que la investigación clí­nica actual está plagada de seudocientí­ficos ávidos por publicar material inútil o falso o decididamente fraudulento o inventado, uno no se hace muchos amigos. Pero, lamentablemente, es un concepto decididamente cercano a la realidad.

  • CLARO K ESTAN HABLANDO DE FUERZA ???? XK EN CULTURA GENERAL ESTAN ABAJO, AUNADO A K OCUPAN EL 1er LUGAR EN ALCOHOLISMO EN ESA ESPECIALIDAD. CLARO EN MEXICO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



5 + 8 =