Coctel de Marik o Terapia HAT (Hidrocortisona, Vitamina C y Tiamina) en sepsis. Revisión crítica y controversias actuales a propósito de un caso.

Marik et al (2017) proponen que la combinación de hidrocortisona, ácido ascórbico y tiamina por vía intravenosa (terapia HAT) es una terapia efectiva para la sepsis. Esta terapia tendría un mecanismo de actuación sobre diversas dianas moleculares que interactúan en diferentes componentes de la respuesta inmune y evitan la progresión de la sepsis a disfunción multiorgánica y muerte. Esta terapia tiene la ventaja de ser una combinación de agentes fácilmente disponibles, seguros y baratos. El protocolo Marik ha sido adoptado por unidades de cuidados críticos de todo el mundo. Un reciente estudio multicéntrico (Vitamins-2020) proporciona evidencias de que esta combinación no es superior al uso aislado de hidrocortisona. Marik PE ha confrontado los resultados de este estudio por el uso tardío de esta combinación de fármacos y por el modo de la reposición de fluidos. Deberemos esperar los resultados de otros estudios prospectivos y aleatorizados.
Cortiñas Sáenz M (1), Ruivo González D (1), García Orrego A (1), Santiago Martín J (2).
(1) FEA Anestesiología y Reanimación. Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería.
(2) Jefe de Servicio Anestesiología y Reanimación. Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería.

Artículo Original: Marik PE, Khangoora V, Rivera R, Hooper MH, Catravas J. Hydrocortisone, vitamin C and thiamine for the treatment of severe sepsis and septic shock: a retrospective before-after study. Chest 2017; 151(6):1229–1238. (PubMed)

Introducción

La mortalidad por sepsis ha disminuido en los últimos años tras la implantación de una serie de estrategias (Tabla 1), pero no existe actualmente un tratamiento considerado óptimo (1).

Por otro lado, el déficit de vitamina C y tiamina es común en el paciente séptico (2, 3).

Tabla 1.

Precisamente porque no existe un tratamiento óptimo, la mortalidad del shock séptico sigue siendo elevada (20-35%).

Resultados

Marik PE et al (4) publican en el año 2016 un trabajo retrospectivo y observacional constatando una importante efectividad (diferencia absoluta de mortalidad del 31,9% con un NNT 3) de un protocolo específico para la sepsis. Este protocolo tiene la ventaja adicional de ser barato (10,82 € por día), seguro y estar disponible con facilidad en todo el mundo (Tabla 2 y 3). Debemos destacar la incompatibilidad fisicoquímica para la administración conjunta de hidrocortisona y tiamina (5).

Tabla 2.
Tabla 3.

Comentarios

Por una parte, los autores defienden la inocuidad del tratamiento ya que es una combinación de esteroides y vitaminas. Esta afirmación no la podemos considerar cierta del todo, ya que existen controversias en el beneficio del uso de esteroides en la sepsis (6). El uso de dosis bajas de esteroides puede conllevar eventos adversos como hiperglucemia, hipernatremia e inmunodepresión (7). Un ensayo piloto aleatorizado muestra que la administración de tiamina en pacientes con shock séptico con niveles elevados de lactato, disminuye la aparición de fallo multiorgánico (particularmente fallo renal) y la mortalidad en pacientes con déficit de tiamina basal (8,9). Por otra parte, dos pequeños ensayos aleatorizados con ácido ascórbico versus placebo en sepsis han demostrado mejoría de los resultados clínicos (10,11). Recientemente se han publicado los resultados de la infusión de vitamina C en el tratamiento de la lesión pulmonar aguda (Citris-ALI) a dosis de 200 mg/Kg/día con una notable polémica en la interpretación de los resultados, pero sin evidenciar efectos adversos a pesar de su elevada dosificación (12).
La dosis exacta de vitamina C no es conocida. Algunos autores postulan que no debe ser superior a 6 gr para evitar el riesgo de conversión a cristales de oxalato y aparición de fallo renal. Para la eliminación de este metabolito es necesaria la presencia de tiamina para su conversión acuosa (13). Hudson et al (14) muestran que dosis de 1,5 gr/6 horas son suficientes para restaurar los niveles de vitamina C en pacientes en shock séptico. Muhlofer et al (15) exponen que dosis de 7,5 gramos diarios de vitamina C no poseen efecto prooxidante.
Por último, Kim et al (16) publican la existencia de subfenotipos sépticos y una mejor respuesta al protocolo de Marik en aquellos pacientes con un subfenotipo “hiperinflamatorio” basado en el recuento leucocitario y temperatura corporal.
Este cocktail antiinflamatorio podría evitar situaciones de inflamación, inmunosupresión persistente y presencia de un síndrome catabólico crónico (2). Este protocolo tendría efectos sinérgicos que revierten el shock vasoplégico limitando la duración del tratamiento con vasopresores, lo que reduciría una posible isquemia de órganos. En la figura 1 se expone las posibles vías de actuación del protocolo Marik.

Figura 1.

Los resultados preliminares fueron alentadores, pero debemos actuar con precaución, al recordar ejemplos del pasado donde se falló en la replicación y validación externa de resultados previos (terapia dirigida por objetivos, control glucémico estricto, proteína C activada, etc.). Trabajos que parecían inocuos en el pasado como el control estricto de la glucemia se demostraron perjudiciales para nuestros pacientes. Marik PE indica que un inicio tardío y medidas bien establecidas como la resucitación enérgica de fluidos disminuyen la efectividad del cocktail (2). Por tanto, son necesarios y se están desarrollando en la actualidad ensayos prospectivos, aleatorizados y multicéntricos (Tabla 4) para validar estos resultados (17, 18).

Tabla 4.

Trabajos recientes muestran resultados favorables en la mortalidad a 28 días con una dosis acumulativa de hidrocortisona superior a 1.000 mg y con su brusca interrupción (3), que no se cumple con los protocolos mencionados anteriormente, por lo que son necesarias investigaciones sobre la posología y duración de este tratamiento. Varios trabajos demuestran pobres resultados con la administración de vitamina C en monoterapia en diversos regímenes posológicos.
Actualmente se postula que en situaciones de SDRA por COVID-19 en etapas tempranas y si coexisten una elevación de biomarcadores inflamatorios se podría emplear altas dosis de vitamina C (protocolo 5) por su efecto prooxidante y atenuar la acumulación de neutrófilos en la tormenta de citoquinas. Se está realizando un estudio (Identificación: NCT04264533) con una dosis de 24 g/24 horas durante 7 días.

Tabla 5.

Las terapias basadas en trabajos retrospectivos y en hipótesis guiadas por la lógica solo deben considerarse cuando no hay otras alternativas y por tanto, consideramos que esta terapia no puede ser empleada de forma rutinaria en nuestras unidades. Por consenso médico en nuestra unidad, se decidió iniciar el protocolo de Marik como tratamiento compasivo de forma tardía (36 horas tras ingreso) en el caso clínico que exponemos a continuación por varias razones:
1) Paciente joven (59 años) con alta comorbilidad hepática asociada en situación de shock séptico en tratamiento antibiótico empírico (imipenem, levofloxacino, linezolid y anidulafungina) con altos requerimientos de vasopresores (noradrenalina y adrenalina) en ventilación mecánica por fallo respiratorio hipoxémico.
2) Mala evolución desde el ingreso.
3) Niveles elevados de lactato a pesar de resucitación enérgica con fluidos y vasopresores guiada mediante monitorización hemodinámica avanzada tipo termodilución, ecografía pulmonar y ecocardiografía.
4) Probable subtipo fenotípico hiperinflamatorio (temperatura mantenida de 40,5ºC).

En la Tabla 6 se expone la variación de diversos parámetros analíticos desde el ingreso en nuestra Unidad de Reanimación. Se realizaron mediciones seriadas de cortisol, tiamina y vitamina C. Nuestro delta de procalcitonina fue de un 78%. El paciente fue finalmente exitus letalis a los 5 días de su ingreso en la unidad.

Tabla 6.

En enero del 2020 se han publicado los resultados del estudio multicentrico VITAMINS donde no se hallan diferencias respecto al uso de vasopresores, ventilación mecánica, terapia de reemplazo renal y mortalidad a los 28 días de tratamiento con protocolo Marik respecto al empleo de solo hidrocortisona en el shock séptico (19). Esta última evidencia, añadida a los 13 estudios realizados en 10 países con altas dosis de vitamina C asociada o no a tiamina e hidrocortisona, parecen confirmar la ausencia de beneficios significativos en la mortalidad de pacientes con sepsis y shock séptico. Ante estos resultados, Marik PE ha replicado que la terapia en el trabajo de Fujii et al se inicia de forma tardía. Por lo tanto, esperaremos con interés los próximos resultados del estudio multicentrico “The Vitamin C, Thiamine and Steroids in Sepsis (VICTAS)” para añadir un poco de luz en este interesante debate, aunque probablemente deberá ser refrendado o refutado en un futuro con nuevos trabajos.

Bibliografia

  1. Napolitano LM. Sepsis 2018: Definitions and Guideline Changes. Surg Infect (Larchmt) 2018; 19(2):117-125. (PubMed)
  2. Carr AC, Rosengrave PC, Bayer S, Chambers S, Mehrtens J, Shaw GM. Hypovitaminosis C and vitamin C deficiency in critically ill patients despite recommended enteral and parenteral intakes. Crit Care 2017; 21(1):300. doi: 10.1186/s13054-017-1891-y. (PubMed)
  3. Marik PE. Patterns of Death in Patients with Sepsis and the Use of Hydrocortisone, Ascorbic Acid, and Thiamine to Prevent These Deaths. Surg Infect (Larchmt) 2018; 19(8):812-820. (PubMed)
  4. Marik PE, Khangoora V, Rivera R, Hooper MH, Catravas J. Hydrocortisone, vitamin C and thiamine for the treatment of severe sepsis and septic shock: a retrospective before-after study. Chest 2017; 151(6):1229–1238. (PDF)
  5. Marsilio NR, Silva Dd, Bueno D. Drug incompatibilities in the adult intensive care unit of a university hospital. Incompatibilidades medicamentosas em centro de tratamento intensivo adulto de um hospital universitário. Rev Bras Ter Intensiva 2016; 28(2):147–153. (PMC)
  6. Keh D, Trips E, Marx G, Wirtz SP, Abduljawwad E, Bercker S et al. Effect of Hydrocortisone on Development of Shock Among Patients With Severe Sepsis: The HYPRESS Randomized Clinical Trial. JAMA 2016 Nov 1; 316(17):1775-1785. (PubMed)
  7. Lin LL, Gu HY, Luo J, Wang L, Zhang C, Niu YM, Zuo HX. Impact and beneficial critical points of clinical outcome in corticosteroid management of adult patients with Sepsis: Meta-Analysis and GRADE Assessment. Front Pharmacol 2019 Sep 24; 10:1101. doi: 10.3389/fphar.2019.01101. eCollection 2019. (HTML)
  8. Donnino MW, Andersen LW, Chase M, Berg KM, Tidswell M, Giberson T, et al. Randomized, double-blind, placebo-controlled trial of thiamine as a metabolic resuscitator in septic shock: a pilot study. Crit Care Med 2016; 44(2):360–367. (PubMed)
  9. Moskowitz A, Andersen LW, Cocchi MN, Karlsson M, Patel PV, Donnino MW. Thiamine as a renal protective agent in septic shock. a secondary analysis of a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Ann Am Thorac Soc 2017; 14(5):737–741. (PubMed)
  10. Fowler AA, 3rd, Syed AA, Knowlson S, Sculthorpe R, Farthing D, DeWilde C, et al. Phase I safety trial of intravenous ascorbic acid in patients with severe sepsis. J Transl Med 2014; 12:32. (PubMed)
  11. Zabet MH, Mohammadi M, Ramezani M, Khalili H. Effect of high-dose Ascorbic acid on vasopressor’s requirement in septic shock. J Res Pharm Pract 2016; 5(2):94–100. (PMC)
  12. Fowler AA, Truwit JD, Hite RD, Morris PE, DeWilde C, Priday A et al. Effect of Vitamin C Infusion on Organ Failure and Biomarkers of Inflammation and Vascular Injury in Patients With Sepsis and Severe Acute Respiratory Failure: The CITRIS-ALI Randomized Clinical Trial. JAMA 2019 1; 322(13):1261-1270. (PubMed)
  13. Mitchell AB, Ryan TE, Gillion AR, Wells LD, Muthiah P. Vitamin C and Thiamine for Sepsis and Septic Shock. Am J Med 2019 Aug 28. pii: S0002-9343(19)30699-0. doi: 10.1016/j.amjmed.2019.07.054. (PubMed)
  14. Hudson EP, Collie JT, Fujii T, Luethi N, Udy AA, et al. Pharmacokinetic data support 6-hourly dosing of intravenous vitamin C to critically ill patients with septic shock. Crit Care Resusc 2019; 21(4):236-42. (PubMed)
  15. Mühlhöfer A, Mrosek S, Schlegel B, Trommer W, Rozario F, Böhles H, et al. High-dose intravenous vitamin C is not associated with an increase of pro-oxidative biomarkers. Eur J Clin Nutr 2004; 58(8):1151-8. (PubMed)
  16. Kim WY, Jung JW, Choi JC, Shin JW, Kim JY. Subphenotypes in Patients with Septic Shock Receiving Vitamin C, Hydrocortisone, and Thiamine: A Retrospective Cohort Analysis. Nutrients 2019; 11(12). pii: E2976. doi: 10.3390/nu11122976. (PubMed)
  17. Moskowitz A, Yankama T, Andersen LW, Huang DT, Donnino MW, Grossestreuer AV; ACTS Clinical Trial Investigators. Ascorbic Acid, Corticosteroids and Thiamine in Sepsis (ACTS) protocol and statistical analysis plan: a prospective, multicentre, double-blind, randomised, placebo-controlled clinical trial. BMJ Open 2019; 17; 9(12):e034406. doi: 10.1136/bmjopen-2019-034406. (PubMed)
  18. Hager DN, Hooper MH, Bernard GR, Busse LW, Ely EW, Fowler AA, et al. The Vitamin C, Thiamine and Steroids in Sepsis (VICTAS) Protocol: a prospective, multi-center, double-blind, adaptive sample size, randomized, placebo-controlled, clinical trial. Trials 2019; 5; 20(1):197. doi: 10.1186/s13063-019-3254-2. (PubMed)
  19. Fujii T, Luethi N, Young PJ, Frei DR, Eastwood GM, French CJ, et al; VITAMINS Trial Investigators. Effect of Vitamin C, Hydrocortisone, and Thiamine vs Hydrocortisone Alone on Time Alive and Free of Vasopressor Support Among Patients With Septic Shock: The VITAMINS Randomized Clinical Trial. JAMA 2020 Jan 17. doi: 10.1001/jama.2019.22176. (PubMed)
Tags from the story
More from Manuel Cortiñas Sáenz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *