Utilización en la actualidad de los biomarcadores en el daño renal agudo: Resumen de las Recomendaciones de la 10ª ADQI (Acute Dialysis Quality Initiative)

Un biomarcador se definirí­a como“ una caracterí­stica que es medida de forma objetiva y evaluada como indicador del proceso biológico normal, proceso patogénico o respuesta farmacológica a una intervención terapeútica“. Los marcadores actuales de los que disponemos para reconocer el daño renal agudo son: la cifra de creatinina sérica y el gasto urinario, siendo todaví­a escasa aplicación clí­nica de los nuevos biomarcadores.
Jiménez Tortosa MR, Martí­nez Martí­nez E
Facultativos Especialistas de írea. Servicio de Anestesiologí­a y Reanimación Complejo Hospitalario Universitario de Albacete.

 

Referencia completa: Murray PT, Mehta RL, Shaw A et al. Current Use of Biomarkers in Acute Kidney Injury: Report and Summary of Recommendations from the 10th Acute Dialysis Quality Initiative Consensus Conference. Kidney Int 2014;85(3):513““521. PubMed

 

 

Introducción

Un biomarcador se definirí­a como“ una caracterí­stica que es medida de forma objetiva y evaluada como indicador del proceso biológico normal, proceso patogénico o respuesta farmacológica a una intervención terapeútica“.

Los marcadores actuales de los que disponemos para reconocer el daño renal agudo son: la cifra de creatinina sérica y el gasto urinario.

La limitación del progreso en el control del daño renal está condicionada por la todaví­a escasa aplicación clí­nica de los nuevos biomarcadores. A pesar de que estos se suelen alterar antes que el nivel de creatinina sérica, hasta el momento no disponemos de recomendaciones clí­nicas especí­ficas.

Algunas de la cuestiones que todaví­a estarí­an por definir serí­an: ¿cuándo se necesitan los biomarcadores?, ¿cuál o cuáles utilizar?, ¿cómo interpretar los datos y utilizar la información para mejorar el pronóstico del paciente?

En la 10ª ADQI un grupo de expertos internacionales realizó un análisis crí­tico tras revisar la literatura sobre su aplicación en la práctica clí­nica habitual y crearon unas recomendaciones basadas en el consenso para el uso de dichos marcadores,

La primera parte de este artí­culo resume los temas discutidos y las conclusiones de la conferencia para, en un segundo tiempo, mostrar los resultados de una revisión bibliográfica realizada por los autores.

 

Resumen

En los últimos años se han identificado diferentes moléculas generadas por los riñones dañados o que reflejan alteración de la función renal (desde proteí­nas liberadas por el riñón dañado hasta moléculas reguladas en respuesta a productos filtrados, reabsorbidos o secretados por el riñón: proteí­nas, moléculas encapsuladas en exosoma, microARN)

Estas moléculas se podrí­an utilizar para determinar la naturaleza, magnitud y el lugar de la lesión.

Algunos de los marcadores especí­ficos de daño renal son: KIM-1, NGAL, L-FABP, IL-18. Entre las peculiaridades de estos encontramos que:

– la mayorí­a de nuevos biomarcadores se elevan antes que el nivel de creatinina;

– los cambios en el gasto urinario suelen ocurrir antes de que se eleve la cifra de creatinina sérica;

– se correlacionan con alteraciones en el sedimento urinario.

La tendencia en la variación de los niveles de los biomarcadores se correlaciona con la severidad de la escala AKI (Tabla 1), pudiendo ser utilizados como predictores de inicio de diálisis, mortalidad o recuperación funcional renal.

Tabla 1.- Escala AKI ( Estadio I, II y III)

tabla1

Entre todos los biomarcadores estudiados, no se ha encontrado ninguno que pueda ser utilizado como “gold Standard“ en el diagnóstico de cambios en la patologí­a renal, debido a su limitada especificidad. Aquellos considerados “bronce Standard“ son la cifra de creatinina sérica y el gasto urinario.

Existen discrepancias sobre el empleo óptimo de cada biomarcador en las diferentes situaciones:

  • Estratificación de riesgo y diagnóstico: Se podrí­an combinar los biomarcadores para realizar diagnóstico de lesión renal aguda cuando alguno de ellos pueda estar influenciado por la comorbilidad subyacente.

Potenciarí­an la capacidad del RIFLE/AKIN para definir la lesión renal aguda, así­ como relacionar el grado de incremento de los mismos con el nivel de daño renal según dichas escalas.

El hecho de tener un biomarcador positivo y la creatinina negativa podrí­a servir como un parámetro especí­fico para, por ejemplo, evitar fármacos potencialmente nefrotóxicos. Esto requerirá crear una relación con el pronóstico clí­nico independientemente de los cambios en la creatinina sérica.

  • Diagnóstico diferencial: Son de mayor utilidad en la identificación de un cambio funcional cuando todaví­a no existe daño. Dicha reversibilidad de la lesión es tiempo dependiente antes de que ocurra el daño.
  • Pronóstico: Podrí­amos distinguir aquellas patologí­as en que el daño renal precede a la alteración de la función o al revés y actuar en cada momento.

Ejemplos:

Cambio funcional SIN DAÑO FRA prerrenal o postrrenal.

Disminución de la función CON DAÑO NTA (estadio avanzado de obstrucción da lugar a lesiones parenquimatosas).

La utilidad de los biomarcadores para distinguir una lesión renal aguda de una reagudización de una IRC es otro área incierta. Según los estudios realizados hasta ahora, los marcadores estarí­an más elevados en la IRC.

 

Los biomarcadores se pueden clasificar en indicadores de:

  • Cambios en la función renal (Cr sérica, cistatina C).
  • Flujo urinario.
  • Daño renal (KIM-1, NGAl, L-FABP, IL-18).

La combinación de marcadores de daño y de función renal nos aportarí­a un método fácil de estratificar pacientes con lesión renal aguda.

El cuadro de la Figura 1 permitirí­a clasificar a los pacientes que sufren una lesión renal y entender el paso de un estadio a otro.

Figura 1: Correlación entre alteración de la función renal y la presencia de daño renal. (Modificado de artí­culo original revisado: Murria et al. Current Use of Biomarkers in Acute Kidney Injury: Report and Summary of Recommendations from the 10th Acute Dialysis Quality Initiative Consensus Conference).

 BIOMARCADORES-RENALES

 

Comentario

Este artí­culo nos da algunas premisas sobre el papel actual de los biomarcadores renales como predictores de daño renal.

Algunas limitaciones del mismo son:

1- la falta todaví­a de un conocimiento amplio de la sensibilidad, especificidad, valor predictivo positivo (VPP) o el valor predictivo negativo (VPN) de los biomarcadores;

2- los resultados del mismo se han obtenido en base a una revisión realizada por expertos de artí­culos presentes en buscadores (ensayos clí­nicos, etc. realizados previamente);

3- el hecho de que en este artí­culo no nos oriente sobre qué biomarcador serí­a más útil en cada caso (predicción de daño renal agudo en pacientes sépticos, de necesidad de técnicas continuas de reemplazo renal o de mortalidad), algo que en la siguientes tablas 2 a 4 hemos intentado resumir, tras la búsqueda bibliográfica pertinente en otras fuentes actuales.

tabla1

Tabla 2. Clasificación de biomarcadores según el fluido en el que se analizan.

 

tabla2

Tabla 3. Principales caracterí­sticas de los biomarcadores más estudiados.

tabla3

Tabla 4. íreas en las que son de mayor utilidad los biomarcadores más estudiados.

 

El biomarcador ideal debe ser sensible, especí­fico, precoz, no invasivo, predictivo, indicativo del lugar de la lesión, pronóstico y económico. Para llegar al nivel de valoración de los biomarcadores de lesión cardí­aca utilizados en la actualidad (Incremento de TnI) todaví­a faltan muchos estudios y mayor evidencia cientí­fica.

La fiabilidad para su uso vendrá otorgada por la capacidad de correlación con el sitio especí­fico de daño, fase de la enfermedad, masa renal funcionante, magnitud y duración del daño. Actualmente, faltan tareas pendientes que hay que realizar en un futuro próximo para la expansión de su uso en la práctica clí­nica habitual:

  1. Confirmar que la presencia aislada de los biomarcadores de daño renal con función renal preservada es clí­nicamente relevante. Definir las cifras de los biomarcadores de daño para correlacionarlos con las de creatinina o el gasto urinario.
  2. Determinar los mecanismos patogénicos que están involucrados en el desarrollo del daño renal.
  3. Definir el valor pronóstico de la combinación de marcadores para conocer si el daño precede al cambio funcional o viceversa, lo que ayudarí­a a definir mejor las estrategias de tratamiento.
  4. Asegurar como la correcta combinación de marcadores podrí­a ayudar en el reconocimiento precoz de la reagudización de la IRC (insuficiencia renal crónica). El papel de estos marcadores en la reagudización de la IRC necesita desarrollarse más para guiar mejor en la actuación a la hora de identificar el daño y los cambios especí­ficos que se producen a nivel renal.
  5. Se requerirán estudios multicéntricos en los que se incluyan diferentes estadios de daño renal agudo y conocer como varí­an las cifras de los biomarcadores según la evolución de la lesión.
  6. Definir y confirmar la especificidad y sensibilidad de los biomarcadores de daño y función para situaciones especí­ficas. Conocer la variación en los valores de los biomarcadores en pacientes con diferentes co-morbilidades.
  7. Establecer las técnicas estándar para la recogida, manipulación y presentación de los fluidos en los que analizar biomarcadores que permitan la adecuada interpretación de los mismos (protocolo estandarizado universal).
  8. Establecer el rango normal, así­ como la variación respecto al mismo.

 

Bibliografí­a

1. Seijas M, Baccino C, Nin N, Lorente JA. Definition and biomarkers of acute renal damage: new perspectives. Med Intensiva. 2014 Aug-Sep; 38 (6):376-85.  PubMed

2. Endre ZH. Novel biomarkers of acute kidney injury: time for implementation? Biomark Med. 2014 Dec; 8 (10):1185-8. PubMed

3. Yamashita T, Doi K, Hamasaki Y, Matsubara T, Ishii T, Yahagi N, Nangaku M, Noiri E. Evaluation of urinary tissue inhibitor of metalloproteinase-2 in acute kidney injury: a prospective observational study. Crit Care. 2014 Dec 19;18 (6):716. PubMed

4. Doi K, Negishi K, Ishizu T et al. Evaluation of new acute kidney injury biomarkers in a mixed intensive care unit. Crit Care Med. 2011 Nov; 39 (11):2464-9.  PubMed

5. Ribitsch W, Rosenkranz AR. Biomarkers in acute kidney injury: a never ending story? Crit Care Med. 2011 Nov; 39 (11):2570-1. PubMed
Abreviaturas (orden alfabético)

Cr: creatinina sérica; DRA: daño renal agudo; FG: filtrado glomerular; FRA fracaso renal agudo; HVVC: hemofiltración veno-venosa continua; IL-18: Interleucina-18;

IRC: insuficiencia renal crónica; ITU: infección del tracto urinario; KIM-1: Molécula 1 de Lesión Renal, L-FABP: Proteina Hepática de unión de ícidos Grasos; LPA: lesión pulmonar aguda; NGAL: Lipocalina Asociada a Gelatinasa de Neutrófilos; TCDER: técnicas continuas de depuración extrarrenal; TnI: troponina I.

Written By
More from AnestesiaR

Apnea Obstructiva del Sueño, desordenes del sueño y consideraciones perioperatorias. Revisión 2015

Los pacientes con SAOS pueden ser difí­ciles de intubar y ventilar y...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



3 + 6 =